La importancia de manifestar TODOS los ingresos en tu declaración anual

Por: C.P.C. Ernesto Manzano García M.I.

Hoy en día es muy común que en la declaración anual de las personas físicas se incurra en la omisión de manifestar ciertos datos informativos (flujos de recursos o ingresos exentos) y no se dimensiona que, tal omisión conlleva a que se conviertan dichos datos en ingresos que generan el pago del Impuesto Sobre la Renta.

Es obvio que al no declararse los flujos de recursos o ingresos exentos y no haber pagado el Impuesto Sobre la Renta, las Personas Físicas sin distinguir si son amas de casa, pensionados, estudiantes, etc., se incurre en un crédito fiscal que comprende el impuesto, actualización, recargos y sanciones.

Es importante para entender el alcance de este artículo, analizar la evolución y exposición de motivos de ciertos artículos de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, que a continuación se transcriben:

MiContabilidad.digital

LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA (LISR) VIGENTE AL 31 DE DICIEMBRE DE 2007
(Énfasis añadido)

Artículo 107. Cuando una persona física, aun cuando no esté inscrita en el Registro Federal de Contribuyentes, realice en un año de calendario erogaciones superiores a los ingresos que hubiere declarado en ese mismo año, las autoridades fiscales procederán como sigue:
I. Comprobarán el monto de las erogaciones y la discrepancia con la declaración del contribuyente y darán a conocer a éste el resultado de dicha comprobación.
II. El contribuyente, en un plazo de quince días, informará por escrito a las autoridades fiscales las razones que tuviera para inconformarse o el origen que explique la discrepancia y ofrecerá las pruebas que estimare convenientes, las que acompañará a su escrito o rendirá a más tardar dentro de los veinte días siguientes. En ningún caso los plazos para presentar el escrito y las pruebas señaladas excederán, en su conjunto, de treinta y cinco días.
III. Si no se formula inconformidad o no se prueba el origen de la discrepancia, ésta se estimará ingreso de los señalados en el Capítulo IX de este Título en el año de que se trate y se formulará la liquidación respectiva.

Para los efectos de este artículo, se consideran erogaciones, los gastos, las adquisiciones de bienes y los depósitos en cuentas bancarias o en inversiones financieras. No se tomarán en consideración los depósitos que el contribuyente efectúe en cuentas que no sean propias, que califiquen como erogaciones en los términos de este artículo, cuando se demuestre que dicho depósito se hizo como pago por la adquisición de bienes o de servicios, o como contraprestación para el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes o para realizar inversiones financieras ni los traspasos entre cuentas del contribuyente o a cuentas de su cónyuge, de sus ascendientes o descendientes, en línea recta en primer grado.

Cuando el contribuyente obtenga ingresos de los previstos en este Título y no presente declaración anual estando obligado a ello, se aplicará este precepto como si la hubiera presentado sin ingresos. Tratándose de contribuyentes que no estén obligados a presentar declaración del ejercicio, se considerarán, para los efectos del presente artículo, los ingresos que los retenedores manifiesten haber pagado al contribuyente de que se trate.

Se presume, salvo prueba en contrario, que los préstamos y los donativos, a que se refiere el segundo párrafo del artículo 106 de esta Ley, que no sean declarados conforme a dicho precepto, son ingresos omitidos de la actividad preponderante del contribuyente o, en su caso, son otros ingresos en los términos del Capítulo IX de este Título, por los que no se pagó el impuesto correspondiente.

Fuente: IMCP
Imagen: www.actualicese.com

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios