La perseverancia -Deja tu comodidad-

La perseverancia

Autor: Jim Rhon

Se obtiene la fortaleza que nos permite no dejarnos llevar por lo fácil y lo cómodo. Cuando hablamos de este valor, valdría la pena tomar un papel y ver nuestros propósitos para revisar si los estamos cumpliendo. Por otro lado, a veces no conocemos realmente a fondo nuestras capacidades para poder establecer objetivos que realmente podamos alcanzar.Lo opuesto a la perseverancia es la desidia. Nunca comienzas algo, aunque la incapacidad de terminar algo es también una forma de desidia.Pregunta a las personas por qué no inician el trabajo, y escucharás algo como: "Soy perfeccionista. Todo tiene que estar en orden antes de que comience a trabajar. Sin distracciones, sin mucho ruido, sin llamadas telefónicas interrumpiéndome y, por supuesto, me tengo que sentir bien físicamente también. No puedo trabajar cuando tengo dolor de cabeza." Te vamos a decir cómo superar la desidia. Vamos a mostrarte como cambiar la desidia en perseverancia. Esto involucra dos principios muy poderosos que fomentan la productividad y la perseverancia en lugar de la pasividad y la desidia. Primer principio: Divídelo, pártelo, desglósalo.

No importa lo que estés tratando de realizar, si estás escribiendo un libro, escalando una montaña, pintando una casa, la clave para lograrlo es tu habilidad de dividir la tarea en partes manejables, y luego realizarlas una a la vez. Enfócate en realizar lo que está delante de ti en este momento. Ignora lo que pasa en la distancia en algún lugar. Sustituye la visualización negativa del futuro por un pensamiento positivo del presente. Esta es la primera técnica importante ponerle fin a la desidia. Disciplínate a no mirar hacia adelante tampoco hacia atrás, y puedes realizar cosas que nunca pensaste que podrías hacer. Y todo comienza con estas palabras: divídelo, fragméntalo, desglósalo.Segundo principio: Sabemos cuán importante es escribir para lograr las metas

Escribir lo que harás para vencer la desidia es similar. En lugar de poner atención en el futuro, escribirás ahora el presente como lo experimentes cada día. En lugar de describir las cosas que quieres hacer o los lugares a los que quieres ir, vas a escribir lo que actualmente haces con tu tiempo y harás un listado escrito de los lugares a los que actualmente vas. En otras palabras, vas a mantener un diario de tus actividades. Y vas a asombrarte por las distracciones, y los desperdicios de tiempo durante el curso del día. Todos estos se encuentran en el camino de la realización de tus metas. La gran cosa acerca de mantener un diario es que te permite ver que es lo que estás haciendo y lo que no estás realizando. Estas dos técnicas son muy simples. Son dos técnicas poderosas y efectivas de productividad que te permiten ponerle fin a la desidia y ayudarte en la realización de tus metas.

Fuente: ccpg.org.mx 



MiContabilidad.digital

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios