CCPM: Así se construyó la Casa de la Contaduría Pública y una gran historia profesional.

Así se construyó la Casa de la Contaduría Pública y una gran historia profesional

Por Carlos Alier Noriega Rosales,

Alma Iris Nieves Martínez y

María Luisa Soriano Marroquín.

colegioEn una amena entrevista el C.P.C. José Carlos Cardoso nos cuenta cómo se volvió realidad el proyecto de construcción del Edificio del Colegio de Contadores Públicos de México
y su formación como un exitoso profesionista

La historia de un triunfador

En el pasado mes de Febrero, tuvimos el placer de conocer a uno de los principales impulsores de la Contaduría Pública en México, el C.P.C. José Carlos Cardoso Castellanos, quien nos compartió los antecedentes de su formación como profesionista, que, según se cuenta en las numerosas entrevistas que le han realizado anteriormente, se remontan a 1958 cuando egresó de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

 

Su ejemplar trayectoria se forjó en distintas instituciones y empresas, ya que laboró en diversos despachos y ocupó importantes cargos en el sector público. Qué decir de sus publicaciones, una de ellas fue la colaboración con el Consejo Coordinador Empresarial con la elaboración del “Código de Mejores Prácticas Corporativas”; además de esto, ha tenido varios cargos en el Colegio de Contadores Públicos de México, del que fue Presidente en 1978, y es Socio Fundador de la firma Bargalló, Cardoso y Asociados, S.C.

Historia del edificio que alberga al Colegio de Contadores Públicos de México

A sus 73 años, se le ve con un gran ímpetu, actitud y entusiasmo para seguir siendo partícipe en muchas actividades en nuestra profesión. Pero ante todo, uno de sus mayores logros es habernos otorgado la oportunidad de tener unas instalaciones donde podemos reunirnos para capacitarnos y compartir experiencias, por lo que quienes acudimos a realizar esta entrevista nos preguntamos, ¿cómo consiguió materializar este importante proyecto y dar un hogar a nuestros Colegas?
Siendo las diez en punto de la mañana, el C.P.C. José  Carlos Cardoso nos recibió en su oficina con su imponente personalidad y ese entusiasmo que contagia. Fue fácil comenzar la entrevista, pues una vez planteada la primera  pregunta, las palabras comenzaron a fluir como un manantial de historia en el que nos enteramos de detalles invaluables de cómo se gestó y se concretó el proyecto del Edificio donde hoy se alberga la institución que agrupa al mayor número de Contadores Públicos en nuestro país, y cuya colaboración es resumida por este colega como: mi misión fue únicamente consolidar lo que en esos tiempos era un sueño, con base en perseverancia y ayuda voluntaria de más de 250 contadores.

¿Qué fue lo que impulso a llevar a cabo la edificación del edificio del Colegio de Contadores Públicos de México?

La idea de edificar el Colegio en un lugar estable fue para responder a la necesidad de contar con un espacio donde se compartieran opiniones y se diera capacitación continua, ya que la forma de hacer Contabilidad y el marco legal estaban en constante cambio, por lo que no era suficiente que el Contador Público tuviese una preparación profesional. Ante dichos cambios era necesario que se mantuviera en constante actualización, por ello construimos un lugar donde pudiera intercambiar ideas, opiniones y despejar  dudas, así como apoyar a los egresados pues, si lo analizamos bien, es muy diferente lo recibido en el aula y lo que enfrentamos como profesionistas.

Desde la década de los 50´s hasta los 80´s, el Colegio existió en un lugar formado por dos oficinas realmente pequeñas, donde se inició la impartición de cursos para contadores, y debido a la demanda, especialmente en el área Fiscal, se rentaban locales y/o salas de hoteles, pero los costos eran difíciles de cubrir. En varios momentos algunos Presidentes del Colegio y directivos de la ESCA ya habían señalado la necesidad de contar con un lugar más amplio para este tipo de preparación, pero nada se concretaba.

Fue durante la presidencia del C.P.C. José Carlos Cardoso, que los miembros del Consejo Directivo encendieron “la chispa del cambio” con un primer paso, solicitar al Estado un terreno para construir un inmueble para agrupar al gremio; en esa ocasión, el C.P.C. José Carlos se acercó al Maestro Gustavo Mondragón, quien era el Contralor del Distrito Federal, le comentó la necesidad de contar con una sede que promoviera la excelencia profesional de los Contadores Públicos para servir al país con calidad.

¿Cómo y quiénes consolidaron este proyecto?

Para alcanzar esta meta, contamos con el apoyo incondicional del Maestro Gustavo Mondragón Hidalgo, quien a pesar de ser un hombre muy ocupado, recibió nuestra petición con todo entusiasmo y decidió apoyarnos en esta tarea. Nos concretó una cita con el Profesor Carlos Hank González, quien se sumó al proyecto e hizo llegar nuestra solicitud a Presidente de la República, José López Portillo, quien expidió el Decreto de donación del terreno en el que se construiría la Sede.
La respuesta fue inmediata, su amigo, el Presidente José López Portillo, nos abrió las puertas y otorgó por Decreto Presidencial publicado el 7 de abril de 1980 una dación a 100 años del terreno de 3,500 mts2 ubicado en el domicilio que todos conocemos.

El entusiasmo de mucha gente fue lo que más ayudó a consolidar el proyecto, entre ellos recuerdo a Carmen Solido, Gustavo Mondragón, Gustavo de la Serna, Raúl Robles, Manuel Reza, Humberto Murrieta, Jaime del Valle, y muchos otros que apoyaron de distintas formas para que este sueño se volviera realidad. Finalmente en abril de 1980, el Profesor Hank González colocó la primera piedra del edificio.

Pero con esto no terminó la labor que lograría concluir con la meta, como parte del impulso necesario para la construcción se creó un Patronato Pro-Construcción del edificio que se encargó de llevar a cabo una campaña financiera, en la que el C.P.C. José Carlos participó como Coordinador, entre otras acciones. De esta manera se estableció contacto con diversas empresas dándoles la oportunidad de realizar un donativo a cambio de que se le brindará capacitación a sus Contadores. El resultado fue sorprendente, se recabaron millones de pesos para esta tan noble causa, la gran mayoría provenientes de la aportación de colegas; allí nació la frase “El Colegio lo hacemos todos”.

¿Qué obstáculos impedían la apertura de este espacio?

Suena sencillo realizar tal labor, pero hubo muchos obstáculos en el camino, como el hecho de que los colonos de Bosques de las Lomas se opusieran a la construcción del edificio; además, fungir como coordinador de este proyecto requería de tiempo y dedicación, y a esto se sumaba la falta de experiencia para realizar dicha administración de recursos. Estas eran cuestiones que entorpecían la obra, pero el deseo de alcanzar un sueño, sumado a las ganas y entusiasmo que mostraron los que participaron en el movimiento, hicieron que el trabajo concluyera y se inaugurara el edificio el 30 de abril de 1982.

¿Cuál es el verdadero valor de este inmueble?

Durante estos 30 años de vida de nuestras instalaciones, el esfuerzo por capacitar a los profesionales de la contaduría ha presentado un enorme crecimiento, el número de 4 cursos anuales que se impartían a principios de los 80´s, ha cambiado sustancialmente. En 2011, según las cifras reportadas por el C.P.C. Adolfo Alcocer Medinilla, Expresidente de nuestro Colegio, se registraron 154 cursos impartidos de temas Fiscales, Gubernamentales, Investigación Contable, y Auditoría, entre otros.

Dentro de un rango de profesiones en la década de los 60´s ocupábamos casi el último lugar en la tabla, ahora, nuestra calidad, honradez y la gama de servicios que podemos ofrecer a la sociedad hacen que nuestra competitividad se compare con otros profesionales como son los médicos, ingenieros o abogados. Este edificio es un símbolo de la solidez y continuo crecimiento de nuestro gremio.

Así finalizó esta interesante entrevista en la que la historia dio rostro al prestigio con que hoy cuenta el Colegio de Contadores Públicos de México, cuya sede cumplió el pasado mes de abril 30 años de ser la Casa de la Contaduría Pública; proyecto que fue impulsado por grandes hombres como el C.P.C. José Carlos Cardoso, quien no solo nos ha servido como un ejemplo a seguir en nuestro actuar profesional, también nos ha enseñado que poniendo ganas y actitud de servicio ante cualquier obstáculo, podemos hacer que las ideas y deseos se cumplan.

Que esta gran historia los motive a seguir desarrollándose y aporten con nosotros un granito de arena a nuestra noble profesión, ya que así y solo así, seremos “Contadores de Calidad”.

Fuente: CCPM

¿Te pareció interesante? Vamos, compártelo !!

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.