Tus desafíos, en ocasiones se vecen mas con bravura que con prudencia…

ID-10091556

Tus desafíos

Por Jim Rohn

:arrow: Salles Sainz Thornton

Hay ocasiones en que debes aceptar riesgos. Existen momentos en la vida en que necesitamos más de la bravura que de la prudencia. Ciertas decisiones necesitan ser tomadas al calor de la emoción. Son tus desafíos.

1. Revisa tu desempeño
Tanto en tu manera de comunicarse, en el trabajo o en cualquier otra actividad. Esto es lo que decía mi padre: “Siempre haz un poco más, da por lo que te han pagado para que sea una inversión en tu futuro”. Claro que hoy en día algunos sindicatos se opondrían a esto. Mi padre era tan especial, decía: Revisa tu desempeño, tu lenguaje con tus hijos. Pregúntate: “¿He sido demasiado duro, demasiado fuerte, demasiado terco? ¿Debería haber aprendido a ser más condescendiente y haber combinado más calidez junto con la imagen recta que tenía que mantener?”. Pide tener la palabra correcta para no arruinar todo por una mala comunicación.

2. Enfrenta tus miedos
Sólo así los podrás vencer. No los menosprecies, enfréntalos. Di: “Esto es lo que me da temor. Me pregunto qué puedo hacer para cambiar esa situación”.

3. Ejercita tus capacidades de cambiar de dirección
Tú no tienes que continuar haciendo lo mismo que los últimos seis años si no te han estado reportando los beneficios que buscabas. Mi mentor me ayudó a revisar los últimos seis años de modo que no repitiera los mismos errores en los siguientes seis. Toma un nuevo rumbo y sigue adelante. Usa tu fuerza de voluntad para iniciar el proceso. No tienes porque repetir lo del último año. Elimina los errores. Aplícalo ahora para el próximo año. Observa cómo esto hace la diferencia.

4. Reconoce tus errores
Algunas veces será necesario que los admitas ante los demás. Los padres debemos hacerlo. Nosotros les pedimos a nuestros hijos que lo hagan. Esta es una de las frases más bonitas de nuestro idioma: “Lo siento”. La razón de esto es que te permitirá empezar una nueva relación. Podría hacer que dos personas empiecen a caminar juntas en una dirección completamente nueva. Simple, pero no fácil. Si logras esto, el giro puede ser dramático. Los primeros años podrían requerir un gran esfuerzo. Éste es el más grande. Confiésate a ti mismo tus propios errores. No tienes porque contárselo a todo el vecindario. Pero no te hará daño sentarte y tener una conversación contigo mismo, diciendo: “Para que me engaño. Hasta aquí es hasta donde he llegado. Sólo tengo unos centavos en mi bolsillo y nada de dinero en el banco”. Esto es lo que me dije a mí mismo después de que una niña saliera de mi casa con las manos vacías. Me refiero a un episodio de mi vida, cuando había tocado fondo y no tuve ni un centavo para ayudar en una colecta de los Boy Scouts. Entonces tuve una conversación conmigo mismo y me dije: “No quiero que me vuelva a pasar esto nunca más”.

5. Refina tus metas
Inicia el proceso. Fíjate metas más ambiciosas. Trata de alcanzar un propósito más elevado. Busca algo que esté más allá de lo que consideras que puedes lograr.

6. Cree en ti mismo
Tendrás que creer en las posibilidades; en ti mismo. No hay ninguna habilidad que no puedas aprender; no hay ninguna disciplina que no puedas intentar; no hay ningún estudio que no puedas comenzar; no hay ningún libro que no puedas leer.

7. Pide tener buen criterio
Esta es la mejor herramienta de comunicación. Pide tener el criterio que te permita generar respuestas. Pide tener el criterio que te permita generar fe en que las cosas son posibles de lograr. Pide tener el criterio para lidiar con los retos del día a día, para lidiar con los retos que te ponga tu propia familia. No pidas que tu tarea sea más fácil; pide que seas más hábil.

8. Cuida tu tiempo
Algunas veces nos engañamos. Bill Bailey dice que la persona promedio piensa así: “Tengo todavía veinte años por delate”. No, Bill dice que lo que tienes es veinte intentos más. Si vas de pesca sólo una vez al año, tienes veinte oportunidades más para pescar, no veinte años. Eso te engañaría.

9. Invierte en tus utilidades
Esta es una de las filosofías que el Sr. Shoaff me enseñó. Las utilidades son mejores que los salarios. Los salarios te permitirán vivir, las utilidades te darán una fortuna. ¿Podemos empezar a generar utilidades mientras trabajemos por un salario? La respuesta es sí.

10. Protege a tu familia
Estos son tiempos difíciles. En la escuela, tiempos problemáticos. Protege a su familia lo mejor que pueda de los peligros ocultos.

11. Vive con intensidad
Tú podrías mejorar en uno o dos puntos. Pon más de ti en todo lo que hagas. Sé un poco más fuerte, un poco más sabio. Apresúrate en dar tu vital contribución. Pon todo lo que tienes en cada cosa que hagas y luego pide aún más vitalidad, más fuerza y más vigor, más corazón y más alma.

12. Encuentra tu lugar
En tu trabajo busca el mejor puesto en el que puedas colaborar efectivamente y seguro te pedirán ocupar un mejor puesto. Si ya estás haciendo bien tu trabajo, has tu mejor esfuerzo. Una frase de la Biblia dice: “Si usted se esfuerza en lo que da siempre habrá un sitio para usted”.

13. Exígete integridad a ti mismo
La integridad es como la lealtad. No se la puedes pedir a los demás; sólo te la puedes exigir a ti mismo. Sé el mejor ejemplo de lealtad y conseguirás algunos seguidores leales. Sé el mejor ejemplo de integridad y tendrás a su alrededor gente con integridad. Lidera el camino.

14. Da la bienvenida a las disciplinas
No podría darte un mejor consejo que éste debido a que las disciplinas construyen la realidad. Las disciplinas construyen ciudades. Una actividad bien disciplinada crea abundancia, crea diferenciación y productividad.

15. Lucha por lo que consideras correcto
Todos participamos en la misma batalla. Es extraordinario poder decir: yo luché por mis hijos, por lo que era correcto, por la buena salud, por proteger a mi empresa, por una buena profesión que me permita darle todo a mi familia. Yo luché una buena batalla. Es bueno luchar contra el delito. Lo opuesto está en conflicto y tú estás en medio. Si deseas algo de valor tendrás que luchar por ello. Alguna vez alguien dijo: “Peleé una gran batalla y mantuve la fe”. Vean, éste es el trato. Mantén la fe en tu familia. Lucha contra tus enemigos y mantén la fe. Lucha contra la enfermedad y mantén la fe. Lucha contra el mal y mantén la fe. No podría darte un mejor consejo que éste.

Image: FreeDigitalPhotos.net

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C. es miembro de Grant Thornton International, la cual es una de las organizaciones líderes en el mundo de firmas de contabilidad y consultoría con propiedad y administración independiente que prestan servicios de auditoría, impuestos y servicios especializados a empresas del sector privado y entidades de interés público. Grant Thornton International está representada por firmas en 113 países con 521 oficinas. La fortaleza de cada firma local se refleja en la calidad de la organización internacional. Todas las firmas miembro de Grant Thornton International comparten el compromiso de prestar consistentemente servicios de alta calidad a sus clientes dondequiera que decidan realizar negocios.

Programa GRATUITO de facturación electrónica de ElConta.Com

.

¿Te pareció interesante? Vamos, compártelo !!

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Tus desafíos, en ocasiones se vecen mas con bravura que con prudencia…

  1. JULIAN DANIEL RODRIGUEZ RUIZ says:
    muy inspirador, gracias por este post.