Enseñar bien a las futuras generaciones, lo demás… depende de ellos.

clip_image001

El valor de la enseñanza al estilo Zen

(Adaptación de un refrán Zen)

Autor colaborador:

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

:arrow: contaofiscal.blogspot.mx

Saludos estimados lectores:

Con estas fechas decembrinas, el espíritu siempre busca historias que lo conforten y lo hagan sentir en estado óptimo. Pues bien; en este día les contaré la historia del maestro Zen "Cillo" y su alumno el pequeño saltamontes, en una reflexión que tiene razón de ser en enseñar a un hombre a ser provechoso en la vida y auto suficiente. Espero sea de su agrado.

Caminaban por el margen del río un maestro Zen de nombre "Cillo" y su alumno el cual recibía por sobre nombre "pequeño saltamontes", éste último con el estomago vacío. Aún cuando era muy joven y carecía de muchos conocimientos, su espíritu lo mantenía firme en seguir a su maestro en la enseñanza de la vida.

"Maestro Cillo: ¿A qué hora pararemos para comer? ¡Tengo mucha hambre! fue la exclamación del pequeño saltamontes, ¡Mantén el paso, ya casi llegamos al destino! fue la respuesta del Maestro Zen. El alumno sólo encogió los hombros, no podía pensar más allá de la exigencia de su estómago.

Una vez llegado al punto, el alumno fue requerido a encender una fogata mientras el maestro preparaba la caña de pescar con su mejor anzuelo y señuelo. Acto seguido; "Cillo" lanzo la cuerda al río y llamó al saltamontes para decirle las siguientes palabras:

"Siempre debes escoger tu mejor anzuelo y señuelo, no olvides dar la suficiente cuerda para que llegues lo más adentro del río que es donde están los mejores peces".

El pequeño saltamontes prestaba atención a medias, su estomago gruñía por el alimento del día y asintió con la cabeza aún y cuando el maestro siempre era el encargado del pescar. Por fin, luego de un par de horas (muy largas para el alumno) lograron pescar el sustento del día y continuar con sus labores no sin antes compartir el alimento previa meditación de los sucesos del momento.

La misma historia se repitió un par de ocasiones, el pequeño saltamontes aún no entendía la enseñanza de su maestro, en su interior pedía a gritos que su maestro fuera más allá de simple repetir las palabras previas y lo adiestrará en los cánticos y otros menesteres de la vida.

Cierto día, Cillo sin previo aviso partió sólo en el camino Zen y dejó sólo al pequeño saltamontes, ¿Cuál sería la sorpresa del alumno al verse desamparado sin la guía de su maestro? y peor, ¿sin el sustento diario? Saltamontes salió a buscar a su maestro al margen del río en vano, sólo encontró la caña de pescar y una nota que decía: Para mi alumno.

El hambre y la desesperación hicieron reaccionar al alumno y dejó la carta para después, alimentarse era primordial y recordando las palabras de su maestro: "Siempre debes escoger tu mejor anzuelo y señuelo, no olvides dar la suficiente cuerda para que llegues lo más adentro del río que es donde están los mejores peces" se dispuso a lanzar la cuerda lo más adentro del río y sentarse a esperar una vez encendida la fogata.

Para su sorpresa, la espera no fue larga y sacó un pescado aún más grande que su maestro lo que lo llenó de felicidad, lo preparó y dispuso al fuego para calentar su estomago con el alimento. Una vez sufragada la necesidad básica, tomó la carta y con lágrimas en los ojos descubrió la enseñanza final de su maestro:

"Si quieres que un hombre se alimente un día, dale un pescado, si lo quieres alimentar toda su vida: enséñalo a pescar"…

Moraleja

Como maestros en la vida, debemos enseñar a las nuevas generaciones la técnica que los llevará al éxito, lo demás depende de ellos.

Muy atentamente

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

Consultor

twitter: @gabriel_fiscal

¿Te pareció interesante? Vamos, compártelo !!

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

About CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

CPC por el IMCP, Master en Impuestos por la Universidad de Guadalajara, Cinta negra 2o dan en TKD, Podcaster, Profesor de Impuestos, expositor y escritor.
Bookmark the permalink.

8 Comments

  1. Ciertamente la mejor llave de la vida es el conocimiento; los que de alguna forma nos toca dar enseñanza, debemos utilizar esta enseñanza Zen para las mentes que estan al frente de nosotros.
    Gracias a todos los colaboradores del CONTA.COM, gracias por compartir sus valiosos conocimientos. Y todos tengan presente que el año 2013, sera de mucha dinamica positiva.
  2. jose augusto gonzalesz saavedra
    muy interesante y de mucha reflexion las palabras que usted redacta en este texto,gracias por permitirnos leerlas y que la comparte con todos nosotros.

    le mando un abrazo respetuoso deseandole lo mejor en este año 2013 y que reciba muchas bendiciones para seguir con estos temas que son de enseñanda para nosotros

    feliz año 2013

  3. Y ustedes son unos maestros tan generosos con su saber. Son una joya. Se les quiere.
    Lo mejor para ustedes y los suyos para el próximo año :D
  4. Muy cierto..
    Muchas gracias por compartir sus conocimientos. Felices fiestas.
    Saludos..
  5. Estimado Gabriel:

    Excelente participación ;)

    Mucha verdad en este pensamiento. ¿Que mejor regalo para el alma que el compartir conocimientos a colegas y futuras generaciones?

    Precisamente esto es lo que regalamos en este blog, a quien quiera escuchar.

    Recibe un abrazo y mis mejores deseos para estas fiestas de fin de año.

    Saludos.

    • Mi estimado editor, un verdadero honor participar en este tu proyecto tan interesante.

      Me siento orgulloso que las aportaciones que hacemos todos contribuyan al éxito de todo el gremio y de las personas con alto espíritu, debemos ser ejemplo de los demás y así, México saldrá adelante.

      Mis mejores deseos para tí y tu familia este tiempo y en 2013 ¡muchos éxitos!

      CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

    • jesus mario nuñez
      muy interesante su historia- fabula y llena de enseñanza, para las generaciones venideras, ojala llegue a los jovenes, y se alimenten de ella, dandonle vida. felices fiestas navideñas para todos los colegas, y que la enseñanza del maestro jesus, tambien sea objeto de imitacion con nuestro projimo…

Comments are closed