Seguro de desempleo en México ¿Pertinencia?

ayuda_desempleo-300x286.jpg

¿PERTINENCIA DEL SEGURO DE DESEMPLEO EN MÉXICO?

Artículo elaborado por:

Pedro Andrés Felisart Legorreta.

Alumno de la Facultad de Derecho.
Universidad De La Salle Bajío, A. C.

Se dice que nada es verdad y nada es mentira; que de hecho, todo depende del cristal con que se mira. Debe ser experiencia de más de uno que tenga el privilegio de contar con hermanos mayores o menores, el sentirse identificado con el sentimiento de injusticia, al sentir que de un momento a otro, el trato que es recibido resultara no de menos ser desigual o por lo menos no basado por completo en una “meritocracia”.

Es dentro de esta problemática que se desarrollará el eje temático del presente artículo. Para muchos, la idea de que se instituyera una medida de seguridad social, que brindara un apoyo económico a las personas que se encuentran desempleadas, resulta por demás escandaloso. El argumento pareciera ser el mismo, de manera constante la persona que opina sin conocimiento de causa sobre esta temática, habla del fomento que se daría a que el país estuviera criando y manteniendo personas mediocres.

MiContabilidad.digital

En el caso concreto de Argentina, se han vivido inquietantes quejas con respecto a esta misma medida, dada la inestabilidad económica que han enfrentado en años anteriores, la idea de pagarles a las personas sin empleo más que a las que pelean por mantenerlo les resulta claramente injusta. Sin embargo, entra en jaque una razón de índole internacional, dado que en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en sus artículos 23 y 25 queda consagrada la premisa de que todas las personas deberán contar con una protección contra el desempleo, así como también se establece el derecho a tener una vida digna que le asegure, entre otras prestaciones: salud, alimentación, vestido, vivienda y seguridad social. Es dentro de estos dos artículos que se fundamenta de forma legal la existencia de la figura del seguro de desempleo en varios países.

Aun cuando ya fue mencionado, es necesario tener una definición clara de lo que significa dicha prestación, el seguro de desempleo es:

“Impulso, generalmente monetario, para dar Seguridad de ingresos a los trabajadores en caso de desempleo temporal.”

Ahora bien, para entender la magnitud del problema a tratar, se darán a conocer algunas cifras significativas con respecto al problema del desempleo a nivel mundial. De acuerdo con la OIT (Organización Internacional del Trabajo) de las 150 millones de personas desempleadas en el mundo, para el año 2000, arriba del 75% carecían de cualquier tipo de seguro de desempleo. En América Latina únicamente seis países cuentan con este seguro, tales son: Ecuador, Uruguay, Venezuela, Argentina, Brasil y Chile. Y dentro de los países que ya cuentan con el seguro, se ve una marcada tendencia a la disminución de las prestaciones del mismo.

En nuestro país vivimos un fenómeno interesante, dentro de los estándares de clasificación de los organismos internacionales no aparecemos como un foco rojo en tema de desempleo, esto es debido a que México tiene un mercado de trabajo que se ajusta por los precios más que por las cantidades, esto en palabras más sencillas quiere decir que la reducción del salario real, así como el incumplimiento de la normatividad laboral de muchas empresas, genera que la tasa de desempleo no aumente, a niveles como en los países europeos, pero la calidad de vida, de nuestros trabajadores sí se ve empobrecida. Todavía más sencillo, tenemos trabajo mal pagado, pero trabajo al fin. Una cuestión más a considerar con respecto a las prácticas laborales que se viven hoy en día, es la creciente medida de redacción de contratos por tiempo definido, contra el detrimento de contratos de trabajo por tiempo indefinido, medida que deja parcialmente desprotegido al trabajador ante el desempleo.8

Otro argumento en contra del seguro de desempleo, se obtiene al observar el comportamiento de las tasas de desempleo de los países desarrollados, que no por coincidencia son también aquellos que cuentan con las mejores prestaciones y coberturas para este seguro. Si bien, países europeos como lo es Francia, gozan de un envidiable sistema de seguridad social, pero sufren un porcentaje de ciudadanos desempleados mayor, esto puede explicarse desde el enfoque de que es cada vez más caro gracias a las prestaciones pagaderas, la contratación de nuevos trabajadores, generando así un círculo vicioso en el que se terminará en algún momento por disminuir las mismas.

Es lógico dado que dentro de los países que cuentan con las mejores coberturas podemos encontrar el caso de Finlandia, en donde la indemnización dada al trabajador supera el 60% del salario nacional medio, o España en donde el porcentaje se maneja por encima del 75%. No es sorpresa entonces para nadie observar actualmente, que el país se encuentre enfrentando una fuerte crisis económica y de desempleo.
Por otro lado, una solución que se ha implementado con respecto a la problemática previamente mencionada, es que las prestaciones se presten en forma de capacitación y especialización. Algunos países por ejemplo han implementado esta práctica, para generar de esa manera, trabajadores más competitivos, y así más atractivos para el mercado laboral.

México si bien no cuenta con el seguro de desempleo, sí tiene implementados algunos organismos que se encargan de velar por la población en este estado, tales son: El sistema de apoyos económicos a buscadores de empleo (SAEBE), programa dirigido a personas que han perdido su empleo, y no tienen manera de solventar la búsqueda del siguiente, el programa inició en el 2002, únicamente dentro de 10 Estados de la República, y actualmente tiene cobertura nacional. También existe la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) organismo encargado como lo demuestra su nombre, de proveer de un apoyo a las personas que se encuentran en el estado de desempleo; inclusive el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, decretó la creación de la Ley de Protección y Fomento al Empleo, acciones que simbolizan los parvulitos de la protección nacional dentro de la Seguridad Social.

Así, de igual forma, existen mecanismos ya implementado a la seguridad social del país, como lo son las indemnizaciones por despido injustificado y los esquemas de jubilación entre otros; los ya mencionados, de acuerdo a la OIT, a la larga terminan por ser instrumentos más costosos que los planes de prestaciones de los seguros de desempleo de varios países, e incluso, se ha notado que en muchos casos disuaden a los empleados a realizar labores productivas.

Ahora bien, de llegar a implementarse una medida como lo es el seguro de desempleo, se requeriría realizar un fuerte estudio de diversos factores, tales como:

  • Porcentaje de la población a beneficiar.
  • Requisitos para poder hacer efectiva tal prestación.
  • La tasa de reposición, es decir, el porcentaje del salario que tendría que cubrir las cuotas obreras para el seguro.
  • La duración de las prestaciones.
  • La relación de actividad con el mercado de trabajo, lo ya previamente mencionado con respecto a figuras como la capacitación o readiestramiento.

Por lo tanto, es claro entonces que no se puede hablar al “tanteo” sobre la implementación del seguro de desempleo, puesto que si bien trae consigo una ayuda para la población que se encuentra en estado de necesidad, pero también implica para el país un fuerte gasto que a muestra de los países más desarrollados, no ha sido del todo beneficioso para la economía de cada uno. Los ejemplos más cercanos que tenemos dentro de los países Latinoamericanos, que manejan seguros de desempleo como sistemas contributivos, en los que tendrán que aportar diversas cantidades tanto empleados, como patrones así también como lo hace el gobierno.

Se trata de una prestación que se da únicamente a los trabajadores por contrato, salvo en el caso específico de Chile donde no existe tal esquema. De entre los requisitos se encuentran con frecuencia, los mismos que oscilan siempre en haber trabajado en un empleo con contrato y haber cotizado cierta cantidad de meses, anteriores, obviamente a la fecha del desempleo. En cuanto a la duración se ve frecuentemente un intervalo de entre cinco y doce meses, menos en el caso de Ecuador en donde solamente se otorga un pago único. Para los demás países los montos a otorgar comienzan a decrecer conforme pasa el tiempo. De acuerdo con la OIT, en América Latina se considera una prestación restrictiva, puesto que deja sin protección a muchos trabajadores asalariados, como lo son trabajadores de la construcción, domésticos, agrícolas y el grupo más fuerte que son los jóvenes.

En conclusión, después de haber observado las generalidades del seguro de desempleo a lo largo del mundo, se puede llegar al fondo de la idea que implica la adición de este seguro al régimen mexicano de seguridad social, es una medida que puede salirse de control de no aplicarse con sumo cuidado, se debe tener en mente que el estado no puede regalar dinero y que nada es gratuito; de igual forma, la tendencia sobre la política laboral en cuanto al readiestramiento y la capacitación, son y serán las formas más adecuadas de complementar las prestaciones del mencionado seguro, y es así y solamente así que se podría hablar de implementar tal figura al régimen mexicano, de lo contrario, el país se vería consumido por sus desempleados, y afrontémoslo, ya se tienen bastantes pestes actuales como para agregarle una más.

Artículo elaborado por: Pedro Andrés Felisart Legorreta.

Alumno de la Facultad de Derecho.
Universidad De La Salle Bajío, A. C.
Artículo revisado por: Lic. José Mendoza Zaragoza
.

FUENTES CONSULTADAS
• Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública. (CESOP) http://www.diputados.gob.mx/cesop/
• Secretaría del trabajo y fomento al empleo http://www.styfe.df.gob.mx/wb/styfe/ley_de_seguro_de_desempleo
• Periódico El Universal.
• Revista Expansión.
• Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
• Sin autor, Promesas de campaña. www.adnpolitico.com

Fuente: bajio.delasalle.edu.mx/revistas/

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Estimados Colegas:
    Muy interesante tema, pero el que podrá comentar sobre como “sobrevivir” desempleado, más que los que han estado desempleados ¿O no?

    Un servidor vivió (mejor dicho, sobrevivió) a una etapa de desempleo, además de agregarle el factor de la edad al perfil profesional (es una realidad en México que se descrimina laboralmente a la gente mayor de 35 años). No puedo hablar de un promedio para poder reingresar al mundo laboral (he sabido de gente que pasa de un mes sin empleo a más de 2 años sin conseguirlo), pero les comentaré que tarde cuatro meses (120 días) en encontrar un empleo, con un sueldo muy bajo ( hasta pena me da escribirlo) y con una jornada laboral de casí 12 horas diarias, de lunes a sábado (tengo que trabajar para vivir, no hay de otra).

    En ese tiempo tuve que vivir de mis ahorros, que estos se fueron consumiendo poco a poco (dependen de mi, mi esposa y dos hijos), pero también supe de personas que no contaban con ahorros (ni finiquito, ya que hay empresas que se aprovechan de la lentitud de los procesos de conciliación y arbitraje), tenian que ponerse a trabajar de lo que “cayera” los gastos fijos corren (alimentación, transporte, luz, agua, renta, de lo indispensable).

    La mayoria de las personas creén que los desempleados somos gente floja y que no buscamos trabajo, pero en fin. Yo creo que si sería muy importante contar con mecanismos más trasparentes para la reincersión laboral (en Estados Unidos si cuenta con ayuda para desempleo).

    En resumen, lo más importante es eliminar por lo menos 2 (dos) puntos en la discriminación laboral:
    1.- Edad.- Es una realidad, si miran la mayoria de las vacantes, hay limitante de edad (tener entre 25 a 35 años o menos);
    2.- Sexo.- Las mujeres son más relevadas en este caso y más si son madres solteras.

    Saludos y suerte.

No se admiten más comentarios