Derecho a la Maternidad garantizada con un marco jurídico pertinente.

Image courtesy of imagerymajestic / FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of imagerymajestic / FreeDigitalPhotos.net

EL DERECHO A LA MATERNIDAD

Artículo elaborado por: Mtro. José Cuauhtémoc Chávez Muñoz.

Maestro en Derecho Civil y en Derecho Constitucional y Administrativo.
Catedrático de la Facultad de Derecho
Universidad De La Salle Bajío, A. C.

En esta ocasión, quiero compartir con Ustedes un tema que considero de vital importancia, en donde resulta necesario garantizar el Derecho a la Maternidad con un marco jurídico pertinente, que se actualice con acciones concretas de gobierno, que trabaje de manera conjunta con la sociedad civil organizada.

De manera particular, en el desarrollo de mi labor profesional me he avocado a investigar sobre “el derecho a la vida y su defensa”, resultando de gran importancia la protección consecuente de otros derechos que sólo se entienden de manera conjunta con la protección de este derecho primigenio, destacándose “el derecho a la maternidad” (1).

Situación de la maternidad y primera infancia.

Los avances, principalmente desde el ámbito de la salud, tanto en la maternidad como en la primera infancia han sido a nivel nacional muy significativos. Existen indicadores como la morbilidad y la mortalidad que muestran claros progresos en dichos segmentos de la población.

Sin embargo, son urgentes acciones y servicios de primera necesidad, pues aún existen serios problemas como: limitada cobertura de servicios integrales, mínimas ayudas complementarias tanto para la madre como para el infante, falta de acompañamiento durante el embarazo, ausencia de programas que fortalezcan a la mujer y fomenten la participación y responsabilidad del padre para la toma de decisiones principalmente en momentos de crisis, carencia de material de apoyo informativo durante el embarazo y posterior a éste (2).

MiContabilidad.digital

Justificación. ¿Por qué es importante trabajar por la Maternidad y la Primera Infancia?

La madre desempeña un papel fundamental para la cohesión del tejido social, su ausencia temporal o permanente (morbilidad o mortalidad) disminuye o elimina sus contribuciones económicas, sociales y afectivas en la familia, en el hogar y en la sociedad, a la vez que la supervivencia y la educación de sus hijos se ven seriamente amenazadas.

La etapa de la infancia representa un activo fundamental porque incide en buena medida en las capacidades y recursos iniciales de las nuevas generaciones, con implicaciones tanto en las trayectorias de vida de los individuos, como en el potencial de desarrollo de la sociedad.

Enfoque. La vinculación madre-hijo-padre

La Maternidad, vista como proceso humano natural madre-hijo que implica la integración del padre, es uno de los vínculos más estrechos conocidos hasta el momento y, probablemente, el más fuerte en la existencia humana.

Realizar acciones a favor de la maternidad y la paternidad en estas etapas (embarazo y primera infancia) permite establecer, la interdependencia entre el padre, la madre y el hijo (fundamentándose así un enfoque compartido). Esta perspectiva rebasa las concepciones de Mujer Embarazada e Infante cuando éstos se trabajan por separado con un enfoque desintegrador e individualista.

Evidencias científicas

Mortalidades Materna e Infantil

Estudios demuestran que en los países en desarrollo, los bebés cuyas madres mueren durante las seis primeras semanas después del parto tienen muchas más probabilidades de morir durante los dos primeros años de vida que los bebés cuyas madres están vivas (3).

Trastornos psicológicos

Estudios practicados a pequeña escala en el Pakistán y Vietnam revelan que las mujeres que padecen depresión tienden a tener bebés con un peso inferior al normal, y según los resultados de estudios realizados en la India, los niños y niñas nacidos de madres con depresión podrían estar expuestos a un mayor riesgo de padecer retraso en el crecimiento.

Desnutrición

La desnutrición de un bebé es un proceso que con frecuencia da comienzo en el útero y que, en particular en el caso de las niñas y las mujeres, puede durar toda la vida: una niña que padece retraso en el crecimiento, probablemente lo padecerá también en la adolescencia y en la edad adulta.

Las madres que sufren desnutrición corren un mayor riesgo de dar a luz bebés con un peso inferior al normal, una anomalía que incrementa de forma importante el riesgo de muerte del bebé (5).

Violencia

Los entornos de violencia familiar o doméstica constituyen un factor de riesgo de mortalidad materna, perinatal y neonatal.

En estudios realizados en India y países latinoamericanos como Perú, se encontró que 18% de las mujeres había experimentado violencia doméstica durante su último embarazo. Las madres que habían sufrido violencia en el hogar tenían riesgos de mortalidad perinatal y neonatal que eran 2.59 veces mayor que los nacimientos entre las madres que no habían experimentado la violencia. Así como también, mostraban un constante incremento en el estrés materno después del nacimiento (6).

Objetivos de Desarrollo del Milenio

En el 2000, los dirigentes del mundo se reunieron en la ONU para aprobar la Declaración del Milenio, como una nueva alianza mundial para reducir los niveles de extrema pobreza y estableciendo una serie de objetivos sujetos a plazo, conocidos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y cuyo vencimiento del plazo está fijado para el año 2015.

Para México los ODM constituyen un compromiso del estado y una guía para orientar sus objetivos en materia de desarrollo social que involucran un trabajo corresponsable de los gobiernos federal, estatal y municipal, la academia y la sociedad civil.

Respecto a los Objetivos de Desarrollo del Milenio

La Propuesta responde a dos de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (7):

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre;
Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal;
Objetivo 3: Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer;
Objetivo 4: Reducir la mortalidad infantil;
Objetivo 5: Mejorar la salud Materna;
Objetivo 6: Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades;
Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; y,
Objetivo 8: Fomentar una alianza mundial para el desarrollo.

Objetivo 4. Reducir la mortalidad infantil

Meta 4.A: Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de niños menores de cinco años.

Indicadores:

Tasa de mortalidad de niños menores de 5 años;
Tasa de mortalidad infantil; y,
Proporción de niños de 1 año inmunizados contra el sarampión.

Avances en México de la Meta 4.A

La mortalidad en menores de cinco años se redujo de 44.2 a 25.0 defunciones por cada mil nacimientos entre 1990 y 2003; la meta es de 14.7 defunciones por cada mil nacimientos, según datos disponibles.
De las 44 mil muertes infantiles registradas en 2002, 27 mil ocurrieron en el periodo neonatal, en este periodo se concentran casi 2/3 partes de las defunciones infantiles (62.5%), y dentro de ellas, son las neonatales tempranas las más numerosas (20 mil, equivalentes a 74% del total de neonatales), particularmente las que ocurren en las primeras 24 horas del nacimiento (9 mil).

Objetivo 5. Mejorar la salud materna
Meta 5. A: Reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna.
Indicadores:
Tasa de mortalidad materna;
Proporción de partos con asistencia de personal sanitario especializado; y,
Tasa de uso de anticonceptivos.
Meta 5. B: Lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva.

Indicadores:
Tasa de natalidad entre las adolescentes;
Cobertura de atención prenatal; y,
Necesidades insatisfechas en materia de planificación familiar.
Avances en México del Objetivo 5
Se estima que en 1990 la razón de muerte materna (RMM) ascendía a 89 por cada cien mil nacidos vivos, cifra que había disminuido a 72.6 en 2000 y a 60.0 en 2006, esto es una reducción de 32.6 % en 17 años.
Para alcanzar la meta del 2015 -registrar una RMM no mayor de 22 por cien mil nacidos vivos- se requiere forzosamente incrementar la efectividad de las acciones y registrar un descenso mucho más acelerado que el obtenido hasta ahora.
En números absolutos, se ha logrado disminuir de 2,203 defunciones maternas en 1990 a 1,166 en 2006, y se espera, de alcanzar la meta, que esta cifra no sea mayor de 417 defunciones maternas en 2015.
Principales Programas Federales (8)
Es importante destacar ciertas acciones de gobierno que de manera directa e indirecta abonan a la protección del derecho a la maternidad:
Programa de Desarrollo Humano Oportunidades;
Programa de Becas de Apoyo a la Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas;
Seguro Médico para un Embarazo Saludable;
Arranque Parejo en la Vida; y,
Estrategia Nacional para Disminuir la Mortalidad Materna.

Propuesta de creación de una Ley que garantice el Derecho a la Maternidad.

Ante la imperiosa necesidad de que juntos, sociedad y gobierno, busquemos la protección del derecho a la vida y de manera concreta, lo hagamos garantizando el derecho a la maternidad, resulta pertinente puntualizar la necesidad de contar con un marco jurídico adecuado que nos permita lograrlo.

Contar así con un nuevo ordenamiento jurídico que tenga como objetivos reconocer el derecho a la maternidad y asegurar la observancia y protección de los derechos de la mujer embarazada, resguardar su salud, la del bebé en gestación y la infancia temprana.

Esta propuesta de ley que garantice el derecho a la maternidad habría de contener entre otros aspectos, los siguientes:

  • Primero, que se asegure la protección de los derechos de la mujer embarazada, resguardar su salud, la del niño en gestación y la infancia temprana.
    Reconoce el derecho de la mujer a la maternidad.
  • Segundo. Implementar una Red de Apoyo a Mujeres Embarazadas, cuyo objeto sería la participación y corresponsabilidad de la sociedad en la política de protección a la maternidad.
  • Tercero. Establecer de manera precisa cuáles son los derechos de la madre y el padre durante el embarazo.
  • Cuarto. Establecer la protección de la maternidad con relación a la infancia temprana, tanto hacia la madre biológica como a la adoptiva, en su caso.
  • Quinto. De manera simultánea sería necesario que el Gobierno en sus tres ámbitos pusiera en marcha un “Programa Integral de Apoyo a Mujeres Embarazadas y de Protección a la Maternidad”.
  • Sexto. Establecer el derecho de la mujer a amamantar a su hijo desde el nacimiento, así también señalar el derecho de toda mujer a recibir información y atención para el cuidado de su salud antes, durante y después del embarazo y del nacimiento de un hijo.

Entre otros temas que podrían recabarse e incluirse en un ordenamiento jurídico que diera una puntual protección, atención y defensa al derecho a la maternidad.

Reforzar la parte jurídica con políticas públicas concretas como la elaboración de un “Manual de la Maternidad” (o cualquier otra denominación que quiera dársele), cuyos objetivos fueran el brindar información a la madre y al padre sobre todos y cada uno de los aspectos de la etapa que están viviendo durante el embarazo. Además concentrar en un solo documento cuestiones que generalmente no se conocen con relación al desarrollo y los cambios que van viviendo tanto la madre y el padre como el hijo, la alimentación, la preparación para el parto, los estados emocionales, elementos legales como la protección laboral durante el embarazo y el parto, la paternidad como figura de apoyo, la lactancia, la estimulación temprana, los programas gubernamentales, entre otros.

Un “manual” con información básica que la madre y el padre deben saber, acerca de la maternidad-paternidad desde el inicio del embarazo hasta los primeros meses después de nacido su hijo; contendría información sobre: biología, nutrición, la preparación para el parto, los estados emocionales, la legislación, el embarazo, parto y posparto, la paternidad como figura de apoyo, la lactancia, la estimulación temprana, entre otros.

Considero que no hay esfuerzo inútil que deje de apostarle a la protección del derecho a la maternidad. Sin embargo, la última palabra la tenemos todos y cada uno de los ciudadanos, o Usted qué opina.

Para atender cualquier duda o ampliar información al respecto, favor de contactar al siguiente correo amable lector: [email protected]

Pie de página
1. Así por ejemplo, organismos de la sociedad civil como “TAD”, que busca que prevalezcan los derechos humanos, particularmente los relacionados con la familia y la vida han proliferado. “TAD surge en el 2006 como una respuesta a la necesidad de ofrecer información estratégica. A lo largo de estos años, el Centro se ha fortalecido con la integración de especialistas y profesionales preocupados por los Derechos Humanos fundamentales que buscan el bienestar social en los ámbitos político, social y empresarial.” http://www.1tad.net/
2. Referente a consejos médicos, programas de ayuda local a mujeres embarazas en desamparo, leyes de protección laboral, etcétera.
3. Estado Mundial de la Infancia UNICEF, 2009.
4. En un estudio practicado en Oriente Medio, el 74% de los bebés nacidos vivos de madres que murieron por causas relacionadas con la maternidad murieron también pocos días o meses después (UNICEF, 2009).
5. UNICEF-OMS, 2009
6. Am J Public Health. 2006 Aug;96 (8):1423-8. Epub 2006 Jun 29
7. Fuente: http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/
8. Fuente: SSA, SEP, SEDESOL, Presidencia de la República (www.presidencia.gob.mx)

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios