La evolución de la letra i en el comprobante fiscal en México

Programa GRATUITO de facturación electrónica de ElConta.Com

.

letra_i

La evolución de la letra i en el comprobante fiscal en México

Corre el año 2005, México inmerso en la parafernalia comercial internacional debe hacer ajustes en lo interno para ser tomado en cuenta como un competidor serio y distinguido, así lo hizo ver en su momento la OCDE. El plan era sencillo, modernidad, tecnología y simplificación tributaria.

Arrancaba la modalidad de la facturación o mayor propiamente dicho: la expedición de comprobantes fiscales por medios electrónicos de la mano de las reformas en materia de Firma electrónica avanzada. Nos preguntábamos en  aquel lejano 2005 si en verdad el SAT iba en serio…

Transcurre el tiempo y el grueso de los contribuyentes mortales deja pasar de lado la invitación que hizo la autoridad hacendaria de ir paso a paso cambiando sus métodos de trabajo que incluían el papel en sus comprobantes fiscales por el aspecto tecnológico en la emisión de los mismos, sin mucho resultado. Era de esperarse, Un código de comercio que data de la edad del Porfiriato y 120 años de práctica comercial llevan aparejado la idiosincrasia de una nación y su renuencia al cambio.

No obstante ello, en 2009 se lleva a cabo un cisma (si el lector me permite dar analogía a ese cambio de dimensiones de fe) en el ámbito de la comprobación fiscal en México, una autoridad cansada (esa realmente es la palabra correcta) de sufrir descalabros -y de mala Fe- de parte del contribuyente en lo que lamentablemente es conocido como el mal del siglo 21 en materia fiscal (la compra venta de facturación), lleva a cabo reformas trascendentales en el Código Fiscal de la Federación que "obligan" a cambiar o cambiar la manera de expedir comprobantes fiscales en nuestro País.

MiContabilidad.digital

Dichas reformas, haciendo uso de la memoria, suponen la coexistencia de 4 métodos reconocidos en la expedición de comprobantes fiscales y sus periodos de vigencia de cada uno de ellos, a saber:

1. Comprobante Impreso: Su reinado luego de más de 120 años (contados a partir de la expedición del Código de Comercio de Don Porfirio) ha llegado a su fin. Se le permite prolongar su estadía en nuestra costumbre durante enero de 2010 a diciembre 2012. El rey ha muerto… ¡Viva el rey!

2. Comprobante fiscal digital: No es que Pedro fuera malo, ni que no supo apreciar el sacrificio de hermano… y en la inmensidad de excusas, paradigmas y trampas mentales que iban desde las expresiones:

¡No tengo computadora ni impresora! hasta el tradicional: ¡No sean desconsiderados; es que es AGAPE!,

Las reglas del juego marcaron la entrada al escenario del Proveedor Autorizado de Certificación (PAC para los amigos) y su "buena" voluntad de ayudar a los contribuyentes en tan loable nueva encomienda de expedir electrónicamente sus comprobantes fiscales.

Obvio, el socio buscaba transparencia en el juego fiscal, el marcador de los goles en contra iría en descenso y por fin, luego de mucho tiempo, tendría el score a su favor.

El periodo de gracia para esta modalidad abarcó desde el 1o de enero de 2010 y hasta el pasado 31 de mayo de 2013 con la expedición de la segunda resolución de modificaciones a la Resolución Miscelánea 2013.

Cabe hace mención que el grueso de contribuyentes coexistirá hasta el 31 de diciembre de 2013 (tiempos extras de acuerdo a los transitorios de la susodicha). Ha caído uno de los grandes… Que en paz descanse.

CBB_img_1.jpg

3. Código de barras bidimensional (CBB), que no es otra cosa que dos dimensiones a cuidar: el primero de ellos; rogando a los santos que el holograma nunca fuera ilegal o pirateado, cosa que <sarcasmo -on>no se da mucho en el país </sarcasmo-off> y segundo que nunca ajustaran el parámetro de los ingresos a considerar para la permanencia en esta modalidad de expedición de comprobantes fiscales.

No era para menos la preocupación; esta modalidad nos hace recordar con agrado el esquema de Don Porfis; la visita a los impresores autorizados previa obtención de los hologramas de seguridad y folios ante el SAT.

Para mala fortuna de las dos cosas a cuidar, las dos han sufrido el embate de los reacios al cambio, rumores van, rumores vienen, las reformas en materia de delito fiscal las detienen, ya no es tan fácil para los vivales llevar a cabo la duplicidad apócrifa del CBB, ahora, las penas corporales por hacerlo salen al ring del tributo en México.

La otra noticia desalentadora es que a partir de 2014 el parámetro de los ingresos que servirán de base para estar o no en esta modalidad, serán 1/4 de millón de pesos o en números cristianos $250,000 de ingresos acumulables.

Rumores nuevamente: Me dijo mi compadre que a su vez le dijo el amigo de un primo que trabaja con el socio (autoridad), que por acumulable debemos entender -y me citó un ejemplo- que si tienes sueldos y actividad empresarial, ambos regímenes se totalizan para considerar el tope señalado en reglas. ¡San Ajustín patrono! ¿Cuando los verdaderos parroquianos de salarios han expedido comprobantes fiscales en México? Rezo por esta modalidad en su purgatorio.

4. Con toda su gloria se alza en la grandeza de la fiscalización en México en Comprobante fiscal digital por Internet (la letra i), la culminación de un proceso iniciado hace ya 7 años (¿cábala?) llega por la puerta grande para quedarse en México y barrer con toda la "i"de idiosincracia, "i" de ineficiencia, "i" de inquietudes, "i" de inequidades, etc., para dar paso a la "i" de información de primera mano fiscal, "i" de invitación a autocorregirse para evitar la "i" de infracciones, "i" de integridad en las operaciones contables-fiscales, etc.

El nuevo rey del escenario (CFDI) llegó para quedarse y de la mano trae compañía:

Actos de fiscalización integrales, Incremento en la recaudación, Inteligencia para abatir el crimen organizado, etc., ya no será necesario el reporte mensual de su primo hermano sin la letra "i", en todo momento nuestro socio conocerá la operación en tiempo real.

México, esta es una reflexión y oportunidad para el cambio, la casa debe estar limpia para el invitado, dejemos atrás prácticas centenarias de operación comercial que han detenido el crecimiento del País. Es cierto, se incrementarán los índices de recaudación con las nuevas normas en materia de expedición de comprobantes, ahora con mayor peso, exijamos la contraprestación en la transparencia y real aplicación del ingreso obtenido por el fisco para el beneficio del gobernado. ¡Que así sea!…

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

Miembro de la comisión de apoyo al ejercicio independiente

Consultor

Twitter: @gabriel_fiscal

CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

Acerca de CPC y MI Juan Gabriel Muñoz López

CPC por el IMCP, Master en Impuestos por la Universidad de Guadalajara, Cinta negra 2o dan en TKD, Podcaster, Profesor de Impuestos, expositor y escritor.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Excelente artículo informativo… pero tengo que ser sincero, el final si me pareció como si lo hubiera escrito la misma gente del SAT.

    Eso de que reflexionémos y estesmos abiertos al cambio de prácticas centenarias por el beneficio del pais pues obviamente suena bonito pero… y el gobierno? A que hora va a dejar de robarle al pueblo?

    Sin mucho temor a equivocarme, me parece que el grueso de la población cree (creemos) que una mayor recaudación implicará mayores “ingresos” para la gente del gobierno (no para el gobierno). Es triste, si… pero es real… ejemplos sobran…. ni siquiera hay que mencionarlos.

    La exigencia del pueblo debería ser que el gobierno primero sea honesto y transparente.

    Saludos.

    Jorge Mafud

  2. Muy buen artículo contador!

No se admiten más comentarios