Estudio UP: Estimación de la evasión del IVA por fraude tipo carrusel.

imageEstudio de Estimación de la Evasión del IVA por Fraude Tipo Carrusel

 Universidad Panamericana

Campus Ciudad de México

Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales

Visto primero en: IMCP – Noticias Fiscales

I.  Resumen Ejecutivo

Este  trabajo  describe  el  fraude  carrusel  en  el  Impuesto  al  Valor  Agregado  (IVA)  en  la Unión  Europea  y  analiza  las  posibles  modalidades  de  fraudes  similares  en  México.  El principal  objetivo  del  estudio  es  estimar  la  magnitud  de  este  último.  De  igual  forma estimar  ésta,  en  términos  de  la  afectación  a  la  recaudación,  de  estas  prácticas fraudulentas.

El   IVA  grava el consumo, aunque se va pagando (enterando a la tesorería del país) a lo largo  de  la  cadena  de  producción,  por  tanto  se  considera  un  impuesto  indirecto;  en  el precio final pagado por el consumidor se incluye el tributo, pero es enterado por cada uno de los agentes económicos que constituyen la cadena productiva.

El fraude carrusel es propio de los países miembros de la Unión Europea facilitado por las características de mercado único que tienen, como es el libre tránsito de personas y bienes  por  los  países  que  la  integran.  Las  importaciones  no  requieren  declarar a las autoridades tributarias el IVA  en el momento que cruzan la frontera, además es posible solicitar la devolución del IVA de exportaciones,  aun  cuando éstas no se realicen o se sobre-reporten, lo que se llama exportaciones ficticias.  Es así que los bienes pueden ir y venir de un país a otro dentro del mercado común de la Unión Europea, sin declarar IVA pero  si  solicitando  su  devolución  cuando  se  exporta,  esto  puede  hacerse  aún  si  los bienes no se mueven físicamente, lo que se denomina fraude carrusel típico.

En  México  se  tiene  un  panorama  diferente,  primero  porque  con  su  principal  socio comercial, Estados Unidos,  con quien  a pesar de contar con un amplio tratado de libre comercio, no se tiene una frontera abierta, además que en dicho país no se cobra el IVA.

Adicionalmente,  las importaciones  que se realizan en  México desde Estados Unidos se deben declarar y pagar el IVA antes de que los productos salgan de la aduana, diferente a lo que sucede en la Unión Europea donde las fronteras están abiertas para los Estados miembros  y  la  declaración  de  importación  depende  de  cada  empresa.  Por  lo  que  en México  es  difícil  llevar  a  cabo  el  fraude  carrusel,  aunque  existen  otras  formas  de defraudar este impuesto mediante empresas que facturan el impuesto y no lo enteran a la tesorería, o bien las exportaciones ficticias, ya que se tiene un incentivo para solicitar la devolución de IVA que se pagó por los insumos de las mismas. Para efectos del presente estudio, se definió fraude tipo carrusel a las exportaciones ficticias.

Se  analizaron  varias  metodologías  que  se  han  utilizado  para  detectar  operaciones  de comercio exterior con riesgo en la omisión del pago del IVA y por las características de la información  pública  disponible,  se  optó  por  estimar  la  posible  evasión  mediante  la detección  de  observaciones  atípicas  o  aberrantes  a  partir  del  estudio  de  dichos  datos públicos.

En este sentido, se escogieron las 36 principales partidas que concentran el 70% de las exportaciones  del  país  y  se  analizaron  sus  fracciones  arancelarias  siguiendo  las siguientes etapas:

  •   Se  estimó  una  posible  tendencia  por  medio  de  un  modelo  de  regresión  lineal, cuando se observó la serie estable  en  el tiempo se modeló a través de su media aritmética.
  •   Se midieron las distancias estandarizadas a la recta, en caso de existir tendencia, o a la recta, con objeto de encontrar observaciones atípicas que sugirieran una exportación ficticia.
  •   Sobre  las  fracciones  arancelarias  que  fueron  detectadas  como  posibles exportaciones ficticias, se calculó el  IVA  de su consumo intermedio, el cual sería el monto fraudulento a solicitar como devolución.

A partir del análisis anterior, se encontraron 415 observaciones atípicas correspondientes a 306 fracciones arancelarias, lo que implicaría una posible evasión de 8,530 millones de pesos en el periodo de 2006 a 2012, lo cual representa el 0.26% del IVA recaudado en
ese periodo.

image

Se  sugiere  trabajar  sobre  las  fracciones  arancelarias  donde  se  descubrieron  posibles exportaciones  ficticias  con  información  por  contribuyente  con  objeto  de  detectar  si  en realidad se trata de un fraude para solicitar una devolución de IVA, asimismo revisar en la cadena de proveedores la posible existencia de empresas fantasma.

Continuar leyendo estudio completo en formato PDF

Descargar PDF desde servidor de ElConta.Com

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios