Contra viento y marea: supera los desafíos de tu empresa familiar.

MiContabilidad.digital

Contra viento y marea: supera los desafíos de tu empresa familiar.

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

Blog del autor: mariorizo.com

Firma Salles Sainz Grant Thornton

 


“El desafío forma al triunfador y no cabe desafío sin riesgo al fracaso, pues el éxito y el fracaso son un tejido de la misma textura”. 

Miguel Ángel Cornejo


Las empresas familiares son la base de la economía en nuestro país; sin embargo, su carácter (donde se mezclan los intereses monetarios con los emocionales), genera que muchas de ellas encuentren obstáculos para su permanencia en el tiempo. Prepárate para enfrentar los retos que tu empresa familiar encontrará en el camino, ¡y permite que ésta prospere!

Sin embargo, existe un refrán que dice así: ‘La primera generación funda la empresa, la segunda la hace crecer y la tercera liquida todo’”.

En México, más de 90% de las firmas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tienen una clara representación familiar en sus áreas de capital y control; en otras palabras, un 95% de todas las compañías en nuestro país son empresas familiares.

La importancia de estas entidades en el aporte económico y el desarrollo de nuestro país es enorme; todos estamos conscientes de que son el motor económico de nuestra economía, pues aportan alrededor del 52% del Producto Interno Bruto nacional y generan cerca del 72% de los empleos en el país.

Sin embargo, existe un refrán que dice así: “La primera generación funda la empresa, la segunda la hace crecer y la tercera liquida todo”. ¿Lo has escuchado? Tristemente, los resultados estadísticos lo amparan: sólo el 30% logrará superar la segunda generación, más de las dos terceras partes de ellas desaparecen después de la muerte de su fundador, y del total de compañías fundadas con iniciativa familiar, sólo el 10% llegará a una tercera generación.

La empresa familiar es la concreción de un sueño, una propuesta del fundador hecha realidad y alentada con el deseo de construir un patrimonio para asegurar el futuro de sus hijos. Es por esto que me parece de suma importancia hablar sobre ellas y los grandes desafíos que enfrentan en la economía actual de nuestro país y el mundo.

Diferenciemos negocio y familia

Al momento de tratar temas correspondientes al negocio familiar, la empresa siempre debe estar por encima de las personas que la componen, incluso tú mismo; el éxito de tu compañía depende en gran medida de qué tan profesionales son sus integrantes al momento de rendir en su trabajo, y muchas veces los lazos de sangre entorpecen nuestro juicio al evaluar los resultados de nuestros empleados.

Establece un “Protocolo de Familia”; este modelo organizacional no permitirá que los asuntos internos de la familia intervengan en el desarrollo del negocio.

Asume uno de los retos más grande para las empresas familiares: el diseño de una buena cadena de mandos y un plan de promociones; si tu empresa se encuentra en la primera generación, es buen momento para determinar a los sucesores. Es válido preguntarnos “¿quién será el próximo gerente: el hijo del dueño o un profesional graduado y con experiencia?, e igual de válido decidir que la mejor opción es dejar que a la empresa entren profesionistas que nos ayudarán a cumplir las metas planteadas para el crecimiento de la empresa.

Paso a paso

El mejor avance es el que se realiza de manera progresiva. Nadie nació sabiendo todas las respuestas; cuando comenzamos una empresa, debemos hacerlo de manera paulatina, probando y aprendiendo de nuestros aciertos y errores.

Procura que tu empresa se adapte a los tiempos, buscando la adopción de nuevas prácticas y herramientas que ayuden a que prospere.

Comuníquense

La comunicación entre los integrantes del negocio familiar siempre debe ser lo más clara posible; a veces creemos que las reuniones  familiares y los encuentros bastan para mantenernos al tanto de lo que pasa en la compañía, pero al permitir que un evento meramente familiar se convierta en una plática de negocios, volvemos a mezclar estas dos esferas que deberían estar bien diferenciadas.

Los canales formales de comunicación son la clave para que cada integrante conozca las reglas de la empresa y las respete. Mantén canales abiertos para tus accionistas (donde puedas compartir información económica y de repartición de dividendos) y empleados (donde sientan la confianza de informar sobre el estado de cada departamento, y puedas conocer de primera mano si existe algún conflicto, para poder tomar cartas en el asunto).

Y recuerda, la transparencia debe estar presente en todos los ámbitos  de la compañía, así todos sentirán un compromiso mayor para cumplir las expectativas que se tienen de ellos

Acepta la ayuda externa

Finalmente, debemos aceptar (aunque al principio cueste trabajo hacerlo) que la contribución de consejeros externos a la familia puede lograr que nuestra empresa adquiera un valor agregado, ya sea porque poseen experiencias que nuestros miembros no han adquirido, o simplemente porque tienen una visión diferente y simplemente se enfocan en el bienestar de la compañía, sin tener de por medio ataduras emocionales.

Esto no quiere decir que la familia deba hacerse a un lado. En cada empresa, siempre es bueno contar con un Consejo de Administración que se encargue de la gestión de la compañía; pero también debemos fundar un Consejo Familiar que abogue por los intereses de la familia y haga valer su opinión. Así, los valores con los que la empresa familiar fue fundada se transmitirán de generación en generación, e hijos y nietos tendrán la oportunidad de ser partícipes en la empresa que con tanto esfuerzo fundaron sus ancestros.

Amigo empresario, el buen manejo de estos aspectos que te comparto, junto con una buena planeación estratégica y firmes estructuras de gobierno corporativo que apuntalen las decisiones que toma la Dirección, serán una garantía de reducción de riesgos y permitirán que ese porcentaje de empresas familiares que sobreviven a la segunda generación aumente de manera considerable. Dales la oportunidad a tus hijos y nietos de continuar con esta historia de éxito familiar; planea, estudia, y asesórate con un experto que pueda aconsejarte sobre las mejores decisiones para lograr la supervivencia de tu compañía.


C.P.C.  y M.I.  José Mario Rizo Rivas | Socio Director Oficina Guadalajara

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Niños Héroes 2971 | Col. Jardines del Bosque | 044520 | Guadalajara, Jalisco México

T +52 (33)3817 4480,  +52 (33) 3642 1290 Ext 128 | F +52 (33)3817 4136

E [email protected] | W www.grantthornton.com


Ponemos a tu disposición los libros escritos por el Maestro Mario Rizo:

mario_rizo_libros

Acerca de Mario Rizo

Mario Rizo es Contador Público Certificado, egresado de la Universidad de Guadalajara, con Maestría en Impuestos. Tiene 25 años de experiencia en el área de Auditoría en la firma Salles, Sainz Grant Thornton, y su probada experiencia en el sector de Empresas Familiares lo ha catapultado a páginas de periódicos nacionales, conferencias, foros y encuentros de discusión sobre este tipo de negocios en México. Además es autor de los libros “El Sucesor: La Aventura de Entregar tu Empresa Familiar a una Nueva Generación”, “El Sucesor II: El Legado Empresarial” y “Todos Ganan: Las Mejores Estrategias para Llevar una Empresa Familiar a la Cima”. Teléfono +52 33 3817 4480
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responder esta suma para comentar: *