Empresas familiares y sus riesgos de fraude.

MiContabilidad.digital

Empresas familiares y sus riesgos de fraude.

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

Blog del autor: mariorizo.com

Firma Salles Sainz Grant Thornton


“Más vale caer con honor que ganar con fraude”. Sófocles


Cualquier compañía está en riesgo de fraude sobre todo al hablar de empresas familiares, por eso nuestra tarea como consultores es aconsejar y manejar profesionalmente ese riesgo, mediante la evaluación de las probabilidades de ocurrencia y de la eventual magnitud del impacto. La gran mayoría de los directivos tienden a limitar su campo de visión y se enfocan únicamente en los procedimientos y los controles contables, por eso nuestra tarea como consultores es fijarse en los riesgos específicos de fraude que enfrenta el negocio y recomendarles una estrategia para poder evitarlos. Recuerda que los procedimientos y controles contables pueden dar una falsa sensación de seguridad. En teoría pueden operar de forma muy diferente a la práctica.

Los defraudadores son oportunistas buscan sacar ventaja de las debilidades temporales o de las brechas desapercibidas entre la fortaleza aparente y la efectividad real de los controles. Por ejemplo, sitios físicos o culturalmente remotos, redes informales y disparidad entre la autoridad personal y la posición corporativa pueden debilitar los controles y dar al defraudador la oportunidad que requiere. Es importante apreciar la naturaleza del fraude y recordar que son personas, y no los negocios ni los sistemas, quienes cometen los fraudes.

A continuación te mencionare algunos puntos que te pueden indicar si existe fraude en tu empresa:

  • Una estrategia comercial sin planeación: este es uno de los aspectos clave que define el ambiente en el cual prospera el fraude, los síntomas principales son la baja moral y la extrema rotación en el personal y una nula continuidad hacia las metas propuestas.
  • Utilidades muy por encima de las habituales: el crecimiento en las ventas de una manera inexplicable o niveles de rentabilidad anormales pueden indicar transacciones fuera de lo convencional y por lo tanto se genera una sospecha.
  • Perturbación entre el crecimiento y el desarrollo de sistemas: controles poco efectivos para prevenir las irregularidades tales como una estructura de sistemas insuficiente para el volumen y naturaleza de las operaciones en tu empresa.
  • Una reputación pobre: la opinión de otros participantes en el mercado sobre una compañía o sus integrantes es un factor que debilita las defensas ante el fraude, este punto se debe tener muy presente ya que el mercado mexicano es demasiado juicioso y esto se debe tomar con bastante cautela para siempre mantener una imagen sana.
  • La liquidez: muchos casos de fraude son por dar una falsa imagen de estabilidad financiera cuando la liquidez es escasa.
  • Complejidad en la estructura: El uso de organizaciones “paralelas”, compañías privadas con propiedad común, rodeando a un grupo “anónimo” es motivo de preocupación. Transacciones entre compañías, sin relación con su objeto social (tales como préstamos, honorarios, etc.), pueden constituir evidencia de manejos no apropiados.
  • Cueste lo que cueste llegar al resultado: manipulación de resultados con tal de llegar al objetivo deseado , envolverse en un nivel tan extremo con el logro de metas financieras u operativas que esto se convierte en un blanco dominante, a expensas de la productividad o eficiencia a largo plazo.
  • Bajo compromiso hacia el control: en la mayoría de las empresas familiares en mexicano existe una cierta hostilidad hacia los controles, auditoría y la reglamentación esto suele deberse a la falta de compromiso hacia estos asuntos por parte de la familia empresaria.
  • Código de ética comercial ausente: la conciencia de control se desplaza cuando no hay reglas que propendan por la ética comercial y la honestidad.
  • Obediencia incuestionable: uno pensara que por ser el jefe de la empresa siempre se debe hacer lo que uno diga, aunque no sea lo correcto, y todo esto por el temor a perder el empleo. Este tipo de actitud te hace un cómplice involuntario a posibles fraudes.

Dichos estos puntos nos podemos dar cuenta que el fraude asecha constantemente, depende de nosotros tomar un buen camino y hacer las cosas correctamente o simplemente velar por los intereses monetarios personales.

En mis más de 20 años como consultor de empresas familiares he llegado a descifrar el perfil del defraudador, esto para poder generar estrategias de defensa hacia estos personajes:

El defraudador suele tener comportamientos inusuales, tales como trabajar por fuera de horarios laborales sin causa aparente; realizan actividades tediosas que normalmente se delegarían y contacto frecuente con funcionarios que no tienen que ver con las actividades propias. En estos casos se debe llevar un atento seguimiento para no llevarnos sorpresas.

El defraudador suele hacer ciertos actos que aparentemente son violaciones menores a las normas que podrían pasar desapercibidos sin embargo pueden tener un efecto importante. Un ejemplo podrían ser los atrasos en los libros de contabilidad o de actas propician la ocurrencia inadvertida de irregularidades y, consecuentemente, de fraude.

Un estilo de vida costoso, esto es muy común dentro de las empresas familiares, ya que se dan una vida que no va de acuerdo a lo que supuestamente gana, esto es un indicador de fraude bien conocido. Algunas personas acostumbran a satisfacer sus gustos a toda costa y se resisten a vivir en condiciones inferiores a su “clase”.

Una moral baja más la necesidad hace que el defraudador florezca cada vez más. Es poco probable que el personal desmotivado opere efectivamente los controles; en cambio, es muy posible que actúe sin mayor diligencia. Cuando los empleados se sienten maltratados por la empresa, pueden inclinarse al robo como venganza.

Yo recomiendo mantener una relación no tan estrecha entre los funcionarios de la empresa familiar y los miembros del núcleo familiar, no porque no se puedan llegar a crear relaciones beneficiosas, sino porque se debe mantener una separación entre la familia y los negocios.

También para evitar el riesgo de fraude es necesario que se lleve a cabo una buena planeación estratégica de la mano de un protocolo familiar, esto lo recomiendo para que la gestión de tu empresa sea mejor y los resultados que esperas pasen de lo intangible a lo tangible.

Y no lo olvides estas en constante riesgo de fraude, depende de ti saber que acción tomar para evitarlo, y si no sabes cómo hacerlo siempre acércate a un profesional que te aconseje, el saber pedir ayuda hace la diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario.


C.P.C.  y M.I.  José Mario Rizo Rivas | Socio Director Oficina Guadalajara

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Niños Héroes 2971 | Col. Jardines del Bosque | 044520 | Guadalajara, Jalisco México

T +52 (33)3817 4480,  +52 (33) 3642 1290 Ext 128 | F +52 (33)3817 4136

E [email protected] | W www.grantthornton.com


Ponemos a tu disposición los libros escritos por el Maestro Mario Rizo:

mario_rizo_libros

Acerca de Mario Rizo

Mario Rizo es Contador Público Certificado, egresado de la Universidad de Guadalajara, con Maestría en Impuestos. Tiene 25 años de experiencia en el área de Auditoría en la firma Salles, Sainz Grant Thornton, y su probada experiencia en el sector de Empresas Familiares lo ha catapultado a páginas de periódicos nacionales, conferencias, foros y encuentros de discusión sobre este tipo de negocios en México. Además es autor de los libros “El Sucesor: La Aventura de Entregar tu Empresa Familiar a una Nueva Generación”, “El Sucesor II: El Legado Empresarial” y “Todos Ganan: Las Mejores Estrategias para Llevar una Empresa Familiar a la Cima”. Teléfono +52 33 3817 4480
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responder esta suma para comentar: *