Los dividendos en la empresa familiar ayudan a generar pertenencia.

Los dividendos en la empresa familiar ayudan a generar pertenencia

Imagen: entrepreneur.com

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

Blog del autor: mariorizo.com

Firma Salles Sainz Grant Thornton


“Muchas veces el problema de una empresa no es la falta de ideas, sino la falta de un método estructurado y de las personas adecuadas para llevarlo a cabo”

– Mario Rizo


En una empresa en la que varios accionistas han decidido invertir su capital, esperan un retorno y que después el capital que pusieron tenga un valor mayor gracias a la buena gestión del negocio, pero también esperan recibir un dividendo al final del periodo. Es recomendable que parte de las utilidades se destine al reparto de los dividendos, respetando las necesidades de reinversión que tenga la empresa.

Si se reparten dividendos, los socios que laboran cuidaran más de la empresa porque al final van a recibir una cantidad mayor. Es necesario ser conscientes de que al tener una empresa no sólo se busca generar un beneficio propio, sino también para quienes trabajan.

Las remuneraciones y compensaciones tienen que ser proporcionales a lo que cada uno aporta a la empresa, así el sentido de pertenencia aumentará y también el compromiso que se tiene.

Como empresa familiar, el reparto de dividendos debe ser muy claro porque podría ser que haya más accionistas que no sean parte de la familia y no por eso deberán recibir una cantidad menor.  Si no hay una política clara, se corre un riesgo alto de que las personas no quieran permanecer dentro del negocio. Aunque los socios sean de la familia, si no están establecidos por escrito los acuerdos sobre el reparto de dividendos a que se lleguen, se podrían generar problemas porque si el fundador decide que uno de sus hijos merece recibir más dinero que otro, los demás van a molestarse y se ocasionará una cadena infinita de problemas.

Tener un índice de rotación de personal alto es un problema porque simboliza que algo dentro de la empresa no está funcionando y que los trabajadores están inconformes por los salarios o con las diferencias que se ven en la relación que hay entre los empleados que también son familiares de los dueños y  la que tienen con los empleados que no forman parte de la familia.

El sentido de pertenencia de una persona hacia la empresa influye de manera directa al desempeño que tenga en sus labores diarias porque si las personas que trabajan en una empresa están convencidas de que les aporta muchos beneficios, van a buscar que la compañía prospere. Los trabajadores no deben sentirse utilizados por la empresa para cumplir las metas y mucho menos permitir que crean que se dejan de lado sus propias necesidades y tampoco que son excluido de la toma de decisiones que haya en los procesos que realizan, porque entonces no tendrán motivación alguna para llevar a cabo sus labores.

En la empresa familiar hay varios grupos de interés y cada uno tiene sus objetivos y a veces esos objetivos están contrapuestos con la decisión del reparto de dividendos. Hay un esquema de tres círculos que se entrelazan entre ellos, representado cada apartado las dimensiones en las que una empresa familiar se compone: propiedad, empresa y familia.

Se forman los siguientes grupos:

  • Propietarios que no trabajan en la empresa y tampoco son miembros de la familia.
  • Familiares que no tienen propiedad de la empresa y tampoco trabajan en ella.
  • Trabajadores de la empresa que ni son de la familia y que tampoco tienen propiedad.
  • Miembros de la familia que son propietarios solamente, o sea no trabajan en ella.
  • Trabajadores de la empresa que son propietarios pero no miembros de la familia.
  • Familiares que trabajan en la empresa pero no tienen propiedad.
  • Miembros de la familia que trabajan en la empresa y que son propietarios.

Al distinguir de manera correcta los roles que desempeña cada uno de los grupos anteriores y generar un acuerdo de todas las partes se pueden evitar todo tipo de conflictos relacionados al reparto de dividendos.


C.P.C.  y M.I.  José Mario Rizo Rivas | Socio Director Oficina Guadalajara

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Niños Héroes 2971 | Col. Jardines del Bosque | 044520 | Guadalajara, Jalisco México

T +52 (33)3817 4480,  +52 (33) 3642 1290 Ext 128 | F +52 (33)3817 4136

E [email protected] | www.grantthornton.com


Ponemos a tu disposición los libros escritos por el Maestro Mario Rizo:

mario_rizo_libros

Acerca de Mario Rizo

Mario Rizo es Contador Público Certificado, egresado de la Universidad de Guadalajara, con Maestría en Impuestos. Tiene 25 años de experiencia en el área de Auditoría en la firma Salles, Sainz Grant Thornton, y su probada experiencia en el sector de Empresas Familiares lo ha catapultado a páginas de periódicos nacionales, conferencias, foros y encuentros de discusión sobre este tipo de negocios en México. Además es autor de los libros “El Sucesor: La Aventura de Entregar tu Empresa Familiar a una Nueva Generación”, “El Sucesor II: El Legado Empresarial” y “Todos Ganan: Las Mejores Estrategias para Llevar una Empresa Familiar a la Cima”. Teléfono +52 33 3817 4480
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *