El Fraude. Mitos y realidades.

Protección legal, fiscal y patrimonial del asesor fiscal ante el fenómeno del lavado de dinero.


EL FRAUDE, MITOS Y REALIDADES

Autor: Salvador Rodríguez Prado

Fuente: BOLETÍN TÉCNICO (Noviembre 2017) 

Comisión Fiscal Región Centro Occidente

Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara Jalisco


➡ Asiste a los talleres y seminarios organizados por el CCP de Guadalajara


Uno de los tópicos que ha empezado a tener mucho auge por la forma en que se está tratando y las formas en que se da a conocer, es el “Fraude”; en especial el “Fraude Ocupacional”, sin embargo; existen algunos mitos que obstruyen o dificultan su identificación por perder de vista estos indicadores.

Inicialmente debemos tener en cuenta la cantidad de conceptos de fraude que existen, ya que se define de acuerdo al rubro en el que se desarrolla; en esta ocasión, tomaremos el siguiente concepto, tratando de englobar o definir un concepto general.

El Fraude se define como la representación falsa de un hecho, realizada con intención y conocimiento con el propósito de engañar, para que la víctima lo crea y confíe en su veracidad, causando daños o pérdidas en beneficio del defraudador.

En específico, el fraude ocupacional es aquel en el que los empleados, directivos, funcionarios o propietarios de una empresa comete algún acto en perjuicio de esa organización. El Reporte de las Naciones define 6 tipos principales de fraude ocupacional, corrupción, robo de propiedad intelectual, información financiera, computo e internet, instituciones financieras, malversación de  activos.

El reporte de las naciones emitido por la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados ACFE por sus siglas en inglés, presenta anualmente una estadística detallada que nos brinda información sobre el comportamiento, perfiles y montos de los fraudes y defraudadores, donde tomaremos la información para desmentir algunos mitos y fortalecer algunas realidades en el tema de Fraude, cabe señalar que la información recabada corresponde en su alcance al de la membresía en países y socios, por lo que los fraudes fuera de esta, no son cuantificados en el estudio.

Mito o Realidad # 1 “El Fraude no es común en las organizaciones”

La ACFE estima que la organización típica pierde el 5% de los ingresos en un año como resultado del fraude y maneja como pérdida mediana por caso un monto de $ 150,000 Dlls anuales.

Los servicios bancarios y financieros, los servicios, la administración pública y las industrias manufactureras fueron los sectores con mayor incidencia.

La pérdida mediana por fraude de las organizaciones pequeñas (con menos de 100 empleados) fue la misma que la ocurrida en organizaciones grandes (con más de 10,000 empleados). No obstante, estas pérdidas tienen mayor impacto en las organizaciones pequeñas.

Mito o Realidad # 2 “El 80% de las personas, puede llegar a cometer un fraude” 

Múltiples estudios sugieren que, cuando coinciden cuatro factores, cualquier empleado es capaz de cometer un fraude. Los cuatro factores son: presión, oportunidad, capacidad y racionalización — el “Diamante del Fraude”.

Mito o Realidad # 3 “Solo los niveles bajos y con poca educación dentro de una organización cometen fraudes”. 

El nivel de autoridad del perpetrador es correlacionado con el tamaño del fraude. La pérdida media en un esquema cometido por un propietario / ejecutivo $ 703,000 usd. Esto fue más de cuatro veces mayor que la pérdida media causada por los gerentes ($173,000 usd) y casi 11 veces más que la pérdida causada por empleados.

Mito o Realidad # 4 “Los empleados con menor antigüedad tienen mayor incidencia en cometer un fraude”

Defraudadores que tienen entre seis y diez años de antigüedad, causaron una pérdida mediana de usd 210,000, y aquellos con más de diez años de antigüedad causaron una pérdida mediana de usd 250,000. En los casos en que el defraudador contaba con cinco años o menos en la organización víctima, las pérdidas fueron significativamente menores

Mito o Realidad # 5 “El área de contabilidad es la que mayor incidencia presenta”

El área de Contabilidad presenta el índice más alto con un 16.6% por un monto de $197,000 usd como pérdida mediana por encima del área de Operaciones con un 14.9% con una pérdida mediana de $ 105,000 usd.

Mito o Realidad # 6 “Solo los hombres realizan este tipo de actividades” 

En los casos de nuestro estudio 2016, 69% de los defraudadores son hombres y 31% mujeres. Esto es consistente con la distribución de géneros mostrada en reportes previos.

Las mujeres han sido responsables de entre 30% y 35% de los fraudes Los hombres constituyen en mayor medida la fuerza laboral global, por lo que es esperable que cometan más fraudes ocupacionales.

Mito o Realidad # 7 “las personas comenten fraudes por necesidad”.

El 46.8% de los casos, los fraudes se generaron por vivir más allá de los propios medios, seguido de Dificultades Financieras con el 30% ligadas a apuestas, o deudas importantes.

Mito o Realidad # 8 “los fraudes están asociados con conductas indebidas de los trabajadores”.

Dentro del estudio el 61.8% se relaciona con conductas indebidas no identificadas mientras que el 38.2% como conductas indebidas no relacionadas con el fraude, por lo que no hay una conducta concluyente que defina el perfil del defraudador.

Mito o Realidad # 9 “Existen señales que me pueden ayudar a identificar el perfil de un defraudador”.

Existen Red Flags que pueden indicar una conducta de fraude, estos son algunos ejemplos:

  • El estilo de vida no se encuentra de acuerdo a los ingresos percibidos
  • Una deuda muy grande.
  • Poco o nada de vacaciones.
  • Trabajar fuera de su horario establecido y por periodos muy largos.
  • Problemas con apuestas o drogas.
  • Probablemente se encuentra casado.
  • Tiene muchos años de ser empleado.
  • Inteligente y con nivel de educación alta.

Mito o Realidad # 10 “El método de detección más efectivo para detectar un fraude es la denuncia”

Los fraudes por naturaleza son fáciles de esconder y difíciles de detectar, por lo que en todos los casos la Denuncia es el método más efectivo para la prevención y detención del fraude.

Por lo que, concluyendo y haciendo una reflexión final, gracias a este tipo de estudios podemos identificar las áreas más vulnerables en las operaciones de la compañía, una cultura de prevención y denuncia y el enfoque de control adecuado puede permitirnos disminuir el riesgo de fraude.


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *