A la hora de la verdadera acción lo prefieren duro, poderoso y dominante.

Los empleados prefieren tener un jefe severo Los resultados de una nueva investigación realizada por especialistas estadounidenses, sugieren que los directivos generosos y sacrificados son percibidos en la oficina como sumisos, en comparación con los jefes que se esfuerzan por maximizar sus ganancias personales y son egoístas. En tiempos de … Continuar leyendo: