Fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. Análisis FODA

Utiliza el análisis FODA para comunicarte mejor.

Tejiendo una red familiar en la empresa.

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

Blog del autor: mariorizo.com

Firma Salles Sainz Grant Thornton


“Nuestros días están definidos en gran medida por el trato bilateral que compartimos con otros seres humanos”.


En cualquier ámbito, las relaciones humanas son parte de nuestro día a día. En una empresa familiar, prestar atención a cómo nos relacionamos con los demás puede significar la diferencia entre una empresa que camina hacia el éxito o el fracaso.

A menos que vivamos en una montaña en el Himalaya o seamos nómadas en la selva del Amazonas, el contacto con nuestros pares es un suceso inevitable. “El hombre es un animal social por naturaleza” dijo Aristóteles siglos atrás en la antigua Grecia, y en esa afirmación nos legó un conocimiento que, a la fecha, sigue vigente: nuestros días están definidos en gran medida por el trato bilateral que compartimos con otros seres humanos.

Las relaciones humanas suceden en nosotros desde el momento en el que nacemos y nos acompañarán por el resto de nuestra vida, pues, ya sea que estemos en la fila del supermercado o a punto de cerrar un trato con un potencial aliado empresarial, es inevitable que interactuemos con quienes nos rodean. La esencia de las relaciones personales es la interacción, activa o pasiva, por parte de todos.

Utiliza el análisis FODA para comunicarte mejor

Establecer una relación con alguien supone llegar a cierto grado de familiaridad con dicha persona. Iniciamos este proceso se hace a través de la comunicación. En ella, intercambiamos información acerca de nosotros, de lo que pensamos, sentimos, deseamos, etc., así como nos ayuda a aprender a escuchar —una habilidad que es de mucha utilidad dentro y fuera de la empresa—. Este intercambio en el contexto de la empresa familiar es de suma importancia, ya que puede llegar a ser una ventaja competitiva dentro del mercado: la comunicación no parte desde la frialdad de la relación empleado-empleador, sino desde la confianza de estar con un familiar.

Aunque algunos factores influyen en nuestras relaciones día a día —puede que nos hayamos levantado con el pie izquierdo o que, por el contrario, tengamos uno de esos días en los que nos parece que todo es increíble— para establecer buenas relaciones dentro y fuera de la empresa es de vital importancia comenzar por el autoconocimiento. Si no sabes cómo iniciar, puedes pensar en el clásico análisis FODA y aplicarlo en ti mismo: ¿cuáles son tus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas?

A través del autoconocimiento, cada persona puede conocer sus deseos y miedos, cuáles son sus metas y cómo reacciona ante diversas situaciones —entre tantos otros—, y así generar confianza en uno mismo. Esto también puede llevar a tener más empatía y, por tanto, a la capacidad de escuchar con más atención a los demás miembros del equipo.

Con esto, la proyección que puedes lograr es la de una persona segura, con quien se puede interactuar respetuosa y objetivamente. Esta actitud sentará las bases para establecer lazos profundos y significativos con las personas a tu alrededor, y a través de ellos compartirás experiencias que eventualmente llevarán a un compromiso de ayuda mutua: los miembros de la empresa familiar se sintonizarán para buscar un beneficio común.

Al conocerse a uno mismo y sentirse parte de una búsqueda compartida, el individuo puede interactuar con las personas dentro de la empresa e identificar la importancia que tiene cada uno de ellos dentro de la misma. Las relaciones familiares que se basan en los conceptos de respeto y alteridad hacen un reconocimiento de la contribución de cada persona, ya sean gerentes, obreros, ingenieros, contadores, abogados, presidentes de consejo… ¡no importa! Cada uno de ellos sabe que contribuye y es una pieza fundamental en el engranaje de la empresa.

Aunque comunicarnos y relacionarnos con otros  que tenemos no es algo voluntario, que podemos encender o apagar : se trata de un intercambio de información que es constante. Sin embargo, sí podemos decidir qué tipo de relación queremos establecer con todos los miembros que participen en el ámbito de la empresa familiar. John C. Maxwell, reconocido experto en Liderazgo, señala que en nuestra vida y nuestra profesión, sean cuales sean, debemos dar prioridad a las siguientes máximas —las que sin duda reportarán grandes dividendos en nuestras relaciones familiares—:

  • Yo: la palabra menos importante.
  • Nosotros: la palabra más importante.
  • Muchas gracias: las dos palabras más importantes.
  • Todo queda perdonado: las tres palabras más importantes.
  • ¿Cuál es tu opinión?: las cuatro palabras más importantes.
  • Haz hecho un buen trabajo: las cinco palabras más importantes.

Estos seis puntos muestran la importancia de las palabras que usamos al interactuar con los otros, así como refuerzan las nociones de alteridad y respeto. A pesar de que la base para relaciones sanas dentro de la empresa familiar sea el autoconocimiento, John C. Maxwell nos muestra que se trata del primer paso. Para estrechar una buena relación con los otros, también hay que ocuparnos de escuchar a los otros y entender qué quiere, cuáles son sus puntos de vista, si tiene alguna necesidad así como errores pasados —cubriendo las cinco máximas que propone el experto en Liderazgo—.

Por último, la máxima haz hecho un buen trabajo habla de la sinergia que puede lograrse en la empresa familiar una vez que las relaciones son sanas, respetuosas y basadas en la comunicación y también reconoce el poder del otro y le aporta una valoración positiva de su labor emprendida.

Proponte aplicar las máximas de John C. Maxwell en tu día a día y pon atención a cómo se manifestarán los resultados en tus relaciones familiares. Probablemente, como recompensa, la gente reconocerá en ti a una persona sensata, convincente y con un perfil de liderazgo para generar sinergia en el trabajo en equipo.

Fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. Análisis FODA
4.7 (93.33%) 3 votes

“Lo más importante no es trabajar, sino producir y disfrutar el fruto de nuestro trabajo”

Roger Patrón Luján 


C.P.C.  y M.I.  José Mario Rizo Rivas | Socio Director Oficina Guadalajara

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Niños Héroes 2971 | Col. Jardines del Bosque | 044520 | Guadalajara, Jalisco México

T +52 (33)3817 4480,  +52 (33) 3642 1290 Ext 128 | F +52 (33)3817 4136

E [email protected] | www.grantthornton.com


Próximo libro del Maestro Mario Rizo. Espéralo 😉

 

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Acerca de Mario Rizo

Mario Rizo es Contador Público Certificado, egresado de la Universidad de Guadalajara, con Maestría en Impuestos. Tiene 25 años de experiencia en el área de Auditoría en la firma Salles, Sainz Grant Thornton, y su probada experiencia en el sector de Empresas Familiares lo ha catapultado a páginas de periódicos nacionales, conferencias, foros y encuentros de discusión sobre este tipo de negocios en México. Además es autor de los libros “El Sucesor: La Aventura de Entregar tu Empresa Familiar a una Nueva Generación”, “El Sucesor II: El Legado Empresarial” y “Todos Ganan: Las Mejores Estrategias para Llevar una Empresa Familiar a la Cima”. Teléfono +52 33 3817 4480
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *