Cultura financiera que hace sentido. Inversiones en la bolsa.

Cultura financiera que hace sentido.

Autor:
LCP Liliana María Sánchez Simancas


Uno de los objetivos más recurrentes en las personas es lograr potencializar su situación económica, sin embargo, no siempre se cuenta con las mejores herramientas, la información suficiente o los caminos más claros. Indudablemente, el reto de tener un plan alternativo de ingresos se vuelve una intención que nos mueve y, al mismo tiempo, nos llena de incertidumbre, ya que la ansiedad de no contar con un “plan B” no suena como el mejor escenario. Entonces, ¿cuál es el reto de nuestro día a día?, definitivamente, estructurar esquemas financieros que permitan que nuestro dinero trabaje para nosotros.


➡ Asiste a los talleres y seminarios organizados por el CCP de Guadalajara


Uno de estos esquemas que cumplen con las características de ser ágiles, prácticos y disponibles, son las inversiones en la bolsa, ya que nos permiten decidir en base a información accesible para todos. En la actualidad, el capacitarse en esta línea es una opción tangible. Si somos capaces de ahorrar cierto porcentaje de nuestros ingresos y podemos canalizarlos en este tipo de inversiones, lograremos obtener un beneficio adicional generado por nuestro propio dinero con el paso del tiempo.

Ahora, un punto importante que debemos de tener claro es que no existe inversión sin riesgo, por lo que, en la mayoría de los casos, será de mucho valor el acercarse a personas e instituciones con experiencia y conocimiento en el rubro.

Definitivamente esto permitirá que la curva de aprendizaje sea menor y que puedas conocer y determinar tu nivel de tolerancia al riesgo, el horizonte de tiempo que hacen sentido con tus planes de vida y definas la rentabilidad mínima que estás dispuesto a aceptar en tu proyecto de inversión.

Existe una gran variedad de opciones para invertir en los diferentes tipos de mercados y mesas de dinero disponibles en nuestro país. A continuación, te platicamos de las más comunes:

-Cetes: Los Certificados de la Tesorería de la Federación son bonos emitidos por el gobierno a plazos de 28, 91, 182 y 364 días, donde al término de ese periodo, el gobierno se compromete a pagarte con un rendimiento adicional según el plazo pactado. En México, a través de la página cetesdirecto.com se puede acceder desde $100 mensuales.
– Acciones: Actualmente, México cuenta con dos bolsas de valores (BMV y Biva) mediante las cuales se pueden adquirir acciones de empresas que coticen en cualquier país del mundo mediante el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC). Las acciones son inversiones de renta variable por lo que son productos muy volátiles. Su rentabilidad varía dependiendo de los resultados de la empresa.
– Fondos de inversión: Se clasifican en renta variable, deuda y capital y se trata de instituciones que reúnen el ahorro de varias personas que se vuelven accionistas de dicha sociedad para que inviertan su dinero en busca de una tasa de interés más alta.
– Seguros: Las aseguradoras ofrecen productos que pueden conjugar tanto el ahorro como la inversión y, al mismo tiempo, contar con un seguro que nos proteja de cualquier imprevisto que pudiera afectar nuestro patrimonio.

¿Cuáles podrían ser algunos consejos para contemplar en este tipo de inversiones?

– Recuerda siempre mantener una mezcla de instrumentos a diferentes plazos y acorde a tus objetivos como inversionista. Es importante tener presente que lograr la rentabilidad deseada implica ser paciente y disciplinado.
– La idea de que existe un instrumento con grandes rendimientos garantizados en el corto plazo donde el dinero esté seguro, no es real. Mantente congruente a lo que sí es posible y hace sentido.
– Ten presente que el dinero que estás asignando a tu inversión requiere de un tiempo de maduración. No lo contemples en planes a corto ni mediano plazo, siempre invierte pensando en el largo plazo.
Invertir no es ahorrar, toma decisiones considerando todos los factores económicos reales y analizando los diferentes contextos y escenarios posibles.
– Conoce bien tus objetivos y tu tolerancia al riesgo. No inviertas en productos que desconozcas.

Existen diferentes formas de invertir el dinero, algunos lo hacen en bienes inmuebles, otros en oro o en arte y algunos otros en diferentes negocios, siempre en busca de obtener un beneficio. Invertir en la bolsa es una excelente opción para todos aquellos que cuenten con la preparación adecuada y la asesoría correcta para tomar decisiones informadas. Ser constante, ordenado y pensar siempre en el largo plazo, son algunas de las características que debemos contemplar si decidimos sumergirnos en el mundo de las inversiones.

FUENTE: 

COLEGIO DE CONTADORES PÚBLICOS DE GUADALAJARA IMCP

BOLETÍN TÉCNICO CCPG AGOSTO 2019


 

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *