¿Sabes contar la historia de tu empresa familiar?

Mario Rizo

¿Sabes contar la historia de tu empresa familiar?

 

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas
Blog del autor: mariorizo.com
Firma: Salles Sainz Grant Thornton


Valores familiares: generalmente en la empresa familiar se cuenta con un compromiso moral  de mantenerse unidos, leales y solidarios que trasciende de generación en generación.

Dice el dicho que no hay que olvidar a dónde vas, ni tampoco de dónde vienes. Eso también sucede con las empresas familiares. La empresa y la familia, dos entes diferentes pero interconectados, tiene relojes biológicos y destinos diferentes. ¿Qué hacer para que, ante este escenario, pueda convivir en conjunto armoniosamente? Una de las claves está en el pasado: recordar la historia de la empresa familiar, y crear con ella una cultura para las siguientes generaciones.

Cualquier negocio tiene una historia que contar, algo que conecte a la marca con los miembros de la familia, clientes y el mercado. Como dueño de un negocio en la era de las redes sociales tienes una gran oportunidad de comunicar los valores y la oferta de valor de tu empresa familiar.

En México se considera que la familia es base de la sociedad, partir de la cual se estructuran organizaciones más complejas. Por lo tanto, la familia tiene una estrecha relación con las empresas porque ambas requieren un enfoque evolutivo, que se refiere al crecimiento y a la madurez que tienen que desarrollar, ya que de cierta forma una genera a la otra.

El proceso de recopilar y documentar la historia de la empresa familiar tiene un claro propósito: facilitar que todos los miembros de la familia empresaria recuerden de dónde vienen y cuál es su historia común para, así, transmitir su cultura familiar a las siguientes generaciones.

Cada familia tiene su propia narrativa, su forma de hacer las cosas y sus valores, mismos que se transmiten a través de las anécdotas que pasan de generación en generación. Esto conforma la cultura de la empresa familiar, un poderoso conjunto de narraciones que vive muy presente en el subconsciente colectivo y que conduce el comportamiento de todos los miembros del negocio.

Elaborar un libro sobre la vida de la empresa familiar es un proceso que implica la reflexión interna de cada uno de los miembros. Cada uno debe meditar acerca de la visión o la perspectiva del proyecto empresarial (es decir, la empresa), y quien debe poner el ejemplo en este sentido es la generación fundadora. La principal intención de hacer esto es estimular la asociación positiva entre los miembros, a través de los elementos comunes que unen a la familia. Dichos elementos están impresos en el código genético de cada individuo: son los valores de la familia, que se transmiten a través de la historia de la familia empresaria.

Cada familia empresaria es una compleja estructura arquitectónica, compuesta de tres círculos (Empresa, Familia, Propiedad), que se sostiene sobre la base de la misión y la visión de la familia fundadora. El material que mantiene unida dicha estructura son la cultura y los valores. De allí podemos entender el papel crucial que juega el fundador de la empresa: es el líder visionario que construye, imprimiendo el sentido de pertenencia e identidad a los miembros de la familia empresaria.

Cada ladrillo necesita una visión

“Incluso un ladrillo quiere ser algo. La idea y el arquitecto hacen la diferencia”, decía Luis Kahn, el célebre arquitecto. En una empresa familiar cada miembro es un ladrillo que quiere ser algo, que quiere aportar algo a la fortaleza de la estructura y, si solamente faltase un ladrillo, el tiempo y la intemperie se harían cargo de derrumbar la estructura por muy grande que sea.

Dirigir un proceso orientado a sacar, de todos los miembros de la familia empresaria, los mejores recuerdos del pasado y la historia común, brinda una excelente oportunidad de mantener una visión estimulante sobre la empresa y de reforzar el compromiso de la familia con el proyecto empresarial. Es un formato que tiene un enorme potencial para convertir a los valores de los fundadores en un modo de vida para las generaciones posteriores que, sin duda alguna, se verán involucradas en la empresa familiar.

El compromiso activo de los propietarios de la empresa familiar es el que garantiza el buen rendimiento de la misma. Las familias crecen de una manera muy rápida, y cada generación debe voluntariamente reafirmar su compromiso con el proyecto empresarial. Esta necesidad se manifiesta en el relevo generacional y, por ello, es importante contar con familiares que vivan de manera integral los valores de la familia.

Empresa y familia, dos relojes biológicos distintos

La mejor forma de inculcar los valores es a través de los elementos que contiene la historia común. Durante la evolución de la empresa familiar, la familia, siendo un sistema, y la empresa, siendo otro, pueden tener distintos destinos. De hecho, se requiere de un gran esfuerzo para conseguir que los destinos coincidan y, en gran medida, parte de este proceso define las opciones de continuidad de la empresa familiar.

Según el profesor John Davis, las familias crecen mucho más rápido que las empresas. Con el tiempo, será cada vez más difícil mantener unidos los dos sistemas. Tener un punto de encuentro, un recuerdo del pasado que los une, siempre ayudará a crear y fortalecer los vínculos con la empresa familiar y el legado común.

La clave para que los destinos coincidan es buscar la narrativa compatible. Para conseguirlo, hay que comenzar desde el punto de encuentro, que inicia con el fundador de la empresa familiar. Casi siempre, la historia del fundador-emprendedor está cargada de un fuerte simbolismo que constituye los valores y la cultura de la empresa familiar. Gracias a su gran poder motivador, la historia es capaz de despertar y captar la atención de las próximas generaciones y, por ello, es elemental para construir el futuro del proyecto.

El libro sobre la vida de la empresa familiar es la suma de los procesos que definen las buenas prácticas de la familia empresaria. Es el resumen de los elementos narrativos y simbólicos, que despiertan asociaciones positivas entre los miembros de la empresa familiar. Lo que obtendrán no es un simple libro monográfico, es mucho más que esto: un protocolo narrativo que pone palabras al deseo común de continuar un legado, cuyo valor nutre de vitalidad y esperanza a toda la familia empresaria. Y siempre ten presente que: Para sobresalir en el mercado actual, debes definir el valor de tu empresa familiar en términos humanos, no de negocios.

C.P.C.  y M.I.  José Mario Rizo Rivas 

| Socio Director Oficina Guadalajara

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Niños Héroes 2971 | Col. Jardines del Bosque | 044520 | Guadalajara, Jalisco México

T +52 (33)3817 4480,  +52 (33) 3642 1290 Ext 128 | F +52 (33)3817 4136

E [email protected] | www.grantthornton.com


 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *