Director de empresa, cerciórate PERSONALMENTE de lo que tus colaboradores hacen y dicen.

Director cerciórate personalmente de lo que tus colaboradores hacen y escucha de manera directa sus comentarios y puntos de vista.

Cuando hablamos del éxito de una empresa no podemos dejar de lado que parte fundamental es su capital humano, pues ellos son la base principal para que una organización crezca, se mantenga en el mercado y, en general, alcance todos los objetivos y que se fijaron.

Mario Rizo

Autor: C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas
Blog del autor: mariorizo.com
Firma: Salles Sainz Grant Thornton

Tener información de primera mano y una buena comunicación en tu empresa trae grandes beneficios uno de ellos es que mejorara el ambiente laboral y como consecuencia hace más eficientes todos los procesos y se obtienen mejores resultados.

Muchos directivos están al margen de lo que ocurre en sus divisiones y en la compañía. Hablan con las mismas personas una y otra vez, usualmente, con sus colaboradores directos y con sus pares de otros grupos con los que trabajan. Generalmente, estos colegas que tienen la misma mentalidad almuerzan, asisten a reuniones y resuelven problemas juntos. Ellos comparten muchos puntos de vista. Este tipo de rutina es cómoda y agradable. Sin embargo, puede mantener al director general aislado, mal informado y por lo tanto no tener la información adecuada para tomar buenas decisiones.

Las mejores estrategias para llevar una Empresa Familiar a la cima.

En esa situación el directivo depende de fuentes de información limitadas, para saber lo que está sucediendo en su empresa. Adicionalmente, como la información pasa a través de varios niveles gerenciales, es filtrada y manipulada según la conveniencia de cada emisor. A menudo, cuando el mensaje llega al receptor, su contenido negativo se ha suavizado -sí no eliminado- a la vez que el contenido positivo se ha embellecido. La retroalimentación incompleta o imprecisa puede llevar al directivo a pensar que todo anda bien. Se están poniendo en práctica las nuevas estrategias y controles establecidos, se está haciendo la capacitación, se siguen todos los procedimientos y la moral es alta. Pero ¿realmente es así?

Los directivos necesitan aprender una lección de los militares. Ellos aprendieron desde hace mucho tiempo que ir, ver y escuchar es la única retroalimentación confiable. El oficial que ha dado una orden sale y mira si ésta se ha llevado a cabo y qué tan bien se ha realizado.

Los mejores directivos regularmente salen de la oficina y ven de primera mano si el comportamiento real concuerda con lo que le han dicho sus gerentes. Un empresario que conozco afirma: “Cuando uno va a la fábrica, no solamente ve lo que está sucediendo también aprende muchísimo sobre los sueños, metas, quejas y las frustraciones del personal”, Visite un determinado lugar de su departamento o compañía y observe qué es lo que está pasando. Con los colaboradores se pueden requerir varias visitas para derribar las barreras y crear confianza. Observe el comportamiento individual, la interacción del grupo, el lenguaje corporal, el nivel de energía, etc. Hable con los empleados, ¿Cuáles son las frustraciones que ellos tienen en el trato con sus jefes, compañeros, los clientes y proveedores? ¿Qué problemas o satisfacciones están experimentando ese día en particular? ¿Cuáles son sus prioridades? ¿Cómo se puede mejorar el flujo de la información y de su trabajo?

Las palabras nos dicen lo que la gente está pensando. El lenguaje corporal y el tono de voz nos indica el nivel de energía, la entrega y lo que la persona está sintiendo. Comparta sus observaciones con su equipo directivo. Pregúnteles acerca de un asunto en particular”. “¿Qué es lo que ustedes ven o han escuchado?”. Hágales ver la importancia que tienen para usted, para su equipo y para su consejo de administración una retroalimentación honesta (sin adulaciones). Todos estos aportes tienen que sopesarse y convertirse en información utilizable para acciones a realizar en ocasiones de manera inmediata.

No sólo debes saber el nombre de tus colaboradores; también es muy importante  debes conocer cuáles son las responsabilidades, fortalezas, debilidades y aspiraciones de cada uno de ellos.

Ver y escuchar las cosas de primera mano, no sólo le brinda al directivo una retroalimentación directa, sin filtrar, sino que también comunica a los empleados un interés en ellos, en sus ideas y en el trabajo que desempeñan. Los directivos tienen que hacer del ir a ver y a escuchar personalmente y hacerlo como una práctica regular de su trabajo. Discuta sus observaciones con su equipo directivo. Fíjese en qué están de acuerdo y en qué no están de acuerdo. Averigüe lo que ellos ven y oyen acerca de un determinado asunto.

“La capacidad de escuchar a gente inteligente que no está de acuerdo contigo es un talento difícil de encontrar.” Ken Follett

Esto puede representar un gran problema para los directivos responsables de empresas multinacionales. Con frecuencia es difícil ir personalmente, si algunos de los empleados poder estar a 10,000 o más kilómetros de distancia. Pero aun así se puede, se debe y se tiene que hacer. Entre una y otra visita personal, por vía remota u otro medio de la tecnología electrónica son la mejor aproximación para estar cerca de ellos.

Aprovecha el gran potencial que existe en cada uno de tus colaboradores, y juntos capitalícenlo y hagan crecer la empresa a través de estar cerca de ellos y de compartir una experiencia de esfuerzos y beneficios compartidos que los dejen satisfechos a todos y cada uno ellos.


C.P.C.  y M.I.  José Mario Rizo Rivas 

| Socio Director Oficina Guadalajara

Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Niños Héroes 2971 | Col. Jardines del Bosque | 044520 | Guadalajara, Jalisco México

T +52 (33)3817 4480,  +52 (33) 3642 1290 Ext 128 | F +52 (33)3817 4136

E [email protected] | www.grantthornton.com



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *