Como un consejo administrativo viciado puede llegar a resultar un lastre innecesario. 

Más que un formalismo o una herramienta de control sobre la empresa, los consejos tienen el potencial de ser una guía útil que encamine a los emprendedores en la dirección indicada, haciéndole ver sus errores y puntos ciegos.