El momento en que el impuesto se estima “efectivamente pagado” depende del tipo de contribuyente.

En determinados casos, la obligación correspondiente no es a cargo del enajenante del bien o del prestador del servicio, sino del propio contribuyente que lo adquiere o recibe. Continuar leyendo: